Volver a preguntas frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre un Psiquiatra y un Psicólogo Clínico?

El psiquiatra es una persona que estudia la carrera de medicina y se especializa en enfermedades mentales. Los estudios que realiza son muy amplios. Primero cursa la carrera de medicina que dura seis años, después tiene que aprobar un examen-oposición, el MIR (Médico Interno Residente) una vez que lo aprueba, ingresa en un hospital como médico residente en la especialidad de psiquiatría durante 4 años. Al final de ese periodo obtiene el titulo de psiquiatra, es decir médico especialista en enfermedades mentales.

El recorrido para ser psicólogo clínico ya lo hemos explicado en la pregunta anterior y aunque los pasos son los mismos que para ser psiquiatra (estudiar la carrera, aprobar el MIR o PIR y 4 años de residencia) en esencia es muy diferente, ya que la carrera de base es distinta (psicología frente a medicina) lo que hace que los contenidos de su trabajo sea diferente, aunque coincidan en determinados puntos.

El psiquiatra se encarga de diagnosticar y tratar las enfermedades mentales abordándolos prioritariamente desde su parte fisiológica ya sea prescribiendo medicación u otro tipo de intervención médica que sea necesaria a fin de equilibrar la bioquímica del cerebro y reparar o compensar la fisiología que este deteriorada, teniendo siempre en cuenta las variables psicológicas que hay que abordar para el completo restablecimiento del paciente.

El Psicólogo Clínico se encarga de evaluar y tratar las enfermedades y los desordenes mentales abordándolos desde la rehabilitación psicológica, es decir interviniendo de forma externa para modificar ciertos funcionamientos cerebrales disfuncionales.

Emplea estrategias para el manejo y ajuste de las emociones, las conductas y los pensamientos, realiza análisis psicológicos que posibilitan el autoconocimiento e incrementan autocontrol y la autoestima, entrena al paciente a identificar pensamientos erróneos y a corregirlos, enseña y hace practicar ejercicios diseñados especialmente para corregir y rehabilitar el funcionamiento disfuncional del cerebro, entrena al paciente a adquirir nuevas habilidades en el ámbito social o personal, le instruye y le entrena en técnicas de autocontrol emocional y cognitivo, le enseña a identificar y controlar conductas, pensamientos y emociones desajustados que actúan de cómo factores desencadenantes o como factores de mantenimiento del problema psicológico presentado, etc.

Con técnicas y ejercicios va rehabilitando conductas, pensamientos o emociones disfuncionales y modifica todas aquellas variables psicológicas que puedan influir en mantener la enfermedad mental. Asimismo analiza el entorno social y emocional del paciente, intentado eliminar todas aquellas variables ambientales que puedan favorecer o mantener la patología presentada.

El psicólogo clínico, con una intervención amplia, que abarca prácticamente todas las áreas de la vida del paciente consigue una recuperación total del problema y superación de la psicopatología presentada por el paciente.

Hay que tener en cuenta que aunque el Psicólogo Clínico, debido a su formación, conoce la psicofarmacología, no puede prescribir medicación, ese es un ámbito exclusivo del Psiquiatra.

Debido a la complejidad del funcionamiento del cerebro y a la cantidad de variables que influyen en el origen y mantenimiento de los problemas psicológicos (biológicos, psicológicos y sociales) se deben emplear múltiples metodologías para abordar los tratamientos por lo que en la mayoría de los casos, el Psiquiatra y el Psicólogo Clínico deben trabajar conjuntamente para ofrecer un tratamiento completo e integral del problema psicológico presentado.

Volver a preguntas frecuentes