Cómo actuar ante el chantaje emocional

¿Cómo actuar ante el chantaje emocional por parte de los seres queridos?

Si estás sufriendo chantaje emocional te sentirás que haces cosas que no deseas realmente hacer. Es decir, estás siendo manipulado. El manipulador suele ser una persona insegura y llena de miedos, aunque a simple vista puede parecer lo contrario. Tiene baja tolerancia a la frustración, lo que le lleva a montar en cólera en caso de contradecir o cuando no se hacen las cosas como ellos quieren.

Se suelen valer de amenazas principalmente, pero puede darse también un victimismo desmedido e incluso combinar ambas facetas. Buscan crear en nosotros un sentimiento de culpabilidad para que así accedamos a sus demandas. Abusan de nuestras ganas de contentar y nuestro sentido del deber.

En muchas ocasiones, a lo largo de nuestro ciclo vital tendremos diferentes relaciones sociales en las que podemos ser víctimas de un chantaje emocional. Prestaremos especial atención a aquel que se da con familiares y seres queridos, destacando por encima de todas, el chantaje emocional en relaciones de pareja.

“El amor no reclama posesiones, sino que da libertad”  Rabindranath Tagore

¿Como actúan las personas que manipulan?

Si nuestra pareja nos dice ¨cómo hagas eso, te dejo¨ y reaccionamos con miedo y finalmente cediendo a su manipulación, estaremos además reforzando este tipo de comportamientos.

Para persuadirnos pueden utilizar regalos que más tardeManipulación emocional pretenderán ¨cobrárselos¨. Esto suele ocurrir más al comienzo de una relación afectiva y es importante aclarar la situación cuando el chantajista intente apoyar sus demandas en regalos pasados. Los regalos deben hacerse con voluntariedad, no exigiendo la reciprocidad y mucho menos como compra de derechos hacia nosotros.

Los manipuladores son personas que difícilmente van a ceder y si lo hacen será cargados de rencor. ¨Vete si quieres, pero a mí esto no se me olvida¨. Como observamos, de nuevo nos encontraríamos con una amenaza.
Por otro lado, hacen de menos los problemas y necesidades del otro, dejando esas demandas como secundarias en el mejor de los casos.
También pueden valerse de la relación afectiva para obtener un bien material/económico. Por ejemplo, es común el pedir dinero y utilizar razonamientos muy ventajistas “si eres mi amigo me ayudarás (prestándome el dinero)”. Vemos que el préstamo ni siquiera es un favor, ya está implícito en la frase que es nuestra obligación como amigo el dárselo.
Cuanto más cercana y emocional sea nuestra relación, más nos va a influir, siendo el caso más representativo la pareja.
Igualmente, cuanto más se prolongue en el tiempo, más perjuicio nos producirá y más larvada y por tanto más complicada será de modificar esta situación.

Por tanto y volviendo al título, surge la pregunta, ¿cómo actuar ante este chantaje emocional descrito? Veamos algunas pautas:

  • Detectarlo: Lo primero es ser consciente del problema. Cuando estas conductas son constantes y prolongadas en el tiempo nos encontramos sin duda sometidos a un chantaje emocional.
  • Asertividad: Saber decir no.
  • Marcar límites. Debemos tratar de encarar la situación antes de que el chantaje esté asentado en la relación. Procederemos a trasladar como nos sentimos ante sus demandas y ponérselas en frente de una manera racional.
  • En las discusiones no dejarse llevar por las emociones. Tratar de buscar soluciones y no culpables.
  • Si pone en constante duda nuestros sentimientos con frases como ¨Si de verdad me quisieras, no lo harías¨, aclárale tus sentimientos hacia él/ella, pero manifiesta tus deseos y necesidades.
  • Gana tiempo: Al menos si te estás sintiendo forzado, presionado y además lo quieren ya, dilata tu respuesta. Tienes derecho a reflexionarlo, aunque ya solo eso también es sencillo que se lo tomen como un insulto.

Como conclusión, debemos ser conscientes que todos jugamos en algún momento el papel de víctimas y verdugos en las manipulaciones, pero siendo de manera leve y puntual. Cuando se convierte en hábito y es la forma constante que rige una relación, es cuando hablamos de chantaje emocional.
La persona que nos chantajea también está de alguna manera jerarquizando nuestra relación situándose por encima, lo que invalida una relación saludable.

“Nunca por encima de ti, nunca por debajo de ti, siempre a tu lado”   Walter Winchell

Dejar un comentario