¿Cómo lidiar con un trauma emocional o con estrés postraumático?

¿Qué es un trauma?

Un trauma es la secuela negativa y duradera que sufren algunas personas como consecuencia de una o varias experiencias individuales de choque o impresión emocional desagradable, que afecta de forma dramática al subconsciente de la persona, y que no puede superarlo o tarda en superarse.

El trauma tiene dos componentes: El daño y la representación del daño, podemos decir que, un trauma, en general, es el resultado de lo que se percibió y no de lo que realmente pasó.

Estrés postraumáticoEl individuo asocia sus recuerdos muchas veces con intensas experiencias perceptibles, ya sean auditivas, visuales, olfativas, etc. (por ejemplo gritos, olor a quemado, el silencio, etc.) De estas experiencias impactantes suelen surgir recuerdos traumáticos persistentes, porque la emoción, ha dejado una huella indeleble en el cerebro, con la consecuencia que la persona puede sufrir ansiedad, miedo, problemas de sueño o situaciones de revivir de nuevo el incidente.

El termino clave, cuando hablamos de trauma, parece ser la palabra “incontrolable”, es que la persona puede tener la sensación de ser incapaz a controlar a un determinado acontecimiento posteriormente y lo convierte en algo subjetivamente abrumador.

El fundamento neurológico de un trauma emocional parece asentarse en una alteración drástica de la química cerebral, desencadenada por el suceso aislado impactante. Al menor indicio de que el hecho temido pueda volver a repetirse u algo similar ocurre, provoca una reacción emocional similar, activando síntomas incomodos a hacer saltar la alarma a la menor percepción de lo que se ha vivido anteriormente. Todo eso porque los hechos se han quedado grabados en la mente y generando un circuito neuronal/emocional, provocando una respuesta ante las situaciones más cotidianas como si se trataran de auténticos peligros.

Cierto es que después de haber pasado por la misma situación catastrófica hay ciertas personas que desarrollan un trastorno de estrés postraumático o TEPT, mientras otras no lo hacen.

Podemos distinguir dos tipos de trauma psicológico:

  • Un trauma psicológico después de una experiencia única e impactante, por ejemplo, un accidente.
  • Un trauma psicológico después de una serie de eventos traumáticos, por ejemplo, experiencias de guerra, abuso (mental o sexual) o violencia en la familia.

Nuestra historia no determina nuestro destino. – Boris Cyrulnik.

¿Como identificar un trauma psicológico?

detectar un trauma psicologicoEn primer lugar, hay que citar que el estudio del trauma psicológico está íntimamente relacionado con el desarrollo de acontecimientos sociales, políticos y culturales.

En segundo lugar, lo que es exactamente traumático varía de persona a persona. Ante una tragedia, hay personas que quedan destrozadas, se sumen en el desaliento o en una depresión, perdiendo en ocasiones la esperanza e incluso la voluntad de seguir adelante. Mientras otras personas parecen capaces de sobrellevar no solo los altibajos habituales de la vida, sino también las pérdidas y los traumas potencialmente abrumadores y demuestran la capacidad de lidiar con circunstancias dolorosas y seguir adelante.

En ocasiones podría pasar que la experiencia postraumática más dañina esta alimentado por experimentar interpretaciones humillantes de lo sucedido, por parte de otras personas. Las etiquetas, pueden ser más dañinas que la propia experiencia y por lo tanto es importante de no “etiquetar” a las personas que han sufrido algo emocionalmente impactante.

En fin, uno nunca sabe cómo va sobrellevar un acontecimiento dramático de antemano si no lo ha experimentado por si mismo.

¿Cómo reconozco un trauma?

Los síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEPT) pueden aparecer poco después del acontecimiento traumático, pero a veces no aparecen hasta pasado un año.

Los podemos agrupar en cuatro tipos: recuerdos intrusivos, evasión, cambios negativos en el pensamiento y en el estado de ánimo, y cambios en las reacciones emocionales y físicas.

Aquí nombramos algunos de las características más comunes del trastorno de estrés postraumático:

  • Recuerdos intrusivos o revivir la situación involuntariamente como si estuvieras nuevamente en el momento impactante que nos ha dejado el trauma. Al pensar en lo sucedido, experimentamos de nuevo lo que hemos visto, el olor, lo que hemos escuchado y experimentamos sensaciones como cuando lo que nos ha dejado traumatizado (estrés, temblor, falta de respiración,…). O podemos tener pesadillas acerca del momento traumático o dormir inquieto.
  • La evitación es una de las características más comunes. Evitamos situaciones similares, lugares, actividades o personas que nos recuerden a la experiencia traumática para protegernos contra las emociones intensas.
  • Esquizoidismo. Bloqueo emocional ante lo que nos ha ocurrido y la adoptación de una postura fría ante la situación y sentirse emocionalmente insensible.
  • Negación de la experiencia o no querer hablar sobre lo que paso. O tener problemas de memoria y incluso no recordar aspectos importantes del hecho traumático

Las personas que han pasado por un evento traumático pueden tener dificultades pasajeras para seguir con sus vidas, que con el tiempo normalmente mejoran. Pero si los síntomas empeoran, duran meses o incluso años e interfieren en las actividades diarias, es posible que tengan un trastorno de estrés postraumático. Estos síntomas pueden interferir en la capacidad de realizar las tareas diarias normales y entonces puede ser aconsejable en buscar ayuda profesional.

Si como persona después de una experiencia traumática…

  • te asustas con facilidad o te sientes fácilmente atacada
  • te sientes constantemente tenso o acelerado
  • pierdes fácilmente la paciencia o tienes una conducta agresiva
  • sufres de llanto repentino
  • sufres cansancio, no te interesa hacer nada, te sientes triste o deprimido o tienes problemas de concentración
  • sufres estrés que te influye en implicarte en situaciones peligrosas como por ejemplo, conducir demasiado rápida, o por otro lado consumir drogas o alcohol
  • sufres pensamientos de culpabilidad por lo que paso o tienes pensamientos negativos acerca de ti mismo, de otras personas o del mundo
  • sufres trastornos de sueño

puedes tener un trastorno de estrés postraumático y será aconsejable buscar apoyo profesional. Obtener un tratamiento psicológico eficaz, cuanto antes, puede ayudar a evitar que los síntomas empeoren y a procesar el momento que te ha traumatizado.

¿Como tratar un trauma psicológico?

El reaprendizaje emocional: Los recuerdos traumáticos constituyen fijaciones del funcionamiento cerebral que interfieren con el aprendizaje posterior y con el reaprendizaje de una respuesta normal ante los acontecimientos traumáticos.

En los casos de “pánico adquirido”, los mecanismos del aprendizaje y la memoria se desvían de su cometido y el miedo no desaparece. Podemos hablar de “miedo condicionado” porque la mente traumatizada asocia algo que no supone ninguna amenaza a una situación peligrosa o aterradora.

En condiciones normales el miedo desaparece con el tiempo, es un proceso de reaprendizaje natural que ocurre cuando la persona vuelve a enfrentarse a la situación temido en condiciones de seguridad. Gradualmente la persona irá perdiendo su miedo de manera natural.

En el caso de TEPT este reaprendizaje natural no tiene lugar, entonces será necesario en implicar un proceso de aprendizaje activo que ayuda en vencer el trauma. Los intensos recuerdos emocionales y las pautas de pensamiento y de reacción pueden llegar a modificarse con el tiempo. Al sufrir un trauma los pensamientos suelen quedarse en un bucle, muchas veces de forma inconsciente, mientras otras personas suelen experimentar una insensibilidad psicológica que bloquea todo recuerdo o sentimiento relativo al hecho.

El tratamiento del trauma, por lo tanto, consiste en ayudar al paciente a salir del bucle de pensamiento o del bloqueo emocional y a encontrar maneras de poder reconducir el exceso de estimulación crónica que sufre.

Uno de los procesos, para superar un trauma, está enfocado en tres fases:

  1. Recuperar la sensación de seguridad: La inseguridad que tiene el paciente va más allá del miedo, tiene la sensación que puede perder el control emocional y también corporal. La primera fase consiste en disminuir el grado de sobreexcitación emocional y aprender a relajarse. El paciente aprende a detectar los síntomas propios al trauma y recupera la sensación de control sobre la situación.
  2. Recordar el trauma, en el caso que sea necesario: es la parte más difícil porque puede suscitar la aparición de temores incontrolables (entonces se ralentiza el ritmo de la terapia). En esta fase, si el paciente tiene la capacidad de contar y reconstruir el momento traumático de forma detallada, se permite que el circuito emocional reencuadre los recuerdos impactantes. Este abordaje terapéutico permite que el paciente experimenta que el recuerdo no tiene por qué ir acompañado de un pánico incontrolable, sino que puede ser revivido con total seguridad y sin peligro. Suele ser un proceso lento.
  3. Y finalmente, el paciente suele atravesar un periodo de duelo causado por el hecho traumático, al final tenemos una herida emocional. Debemos poder seguir con la vida y la tarea de la psicoterapia es que una de las principales contribuciones de la inteligencia emocional consiste en aprender a relacionarnos de manera más inteligente con nuestro lastre emocional.

Esta secuencia parece reflejar la forma en que el cerebro emocional reaprende que no hay por qué considerar la vida como una situación de alarma constante y aprende a controlar sus emociones. En ocasiones se recomienda completar la terapia con medicación.

Traumas que camino tomar

Conclusión:

Al iniciar una terapia, el reto consiste en actualizar el recuerdo en un contexto de baja ansiedad permitiendo respuestas no traumáticas, encontrar fuerza en la experiencia en lugar de dejar que les venza y aprender reforzarse emocionalmente para seguir adelante y recuperarse del trauma. Este proceso vuelve a poner en marcha el desarrollo de la mente y permite al sujeto a estar más resiliente y flexible frente a las adversidades de la vida.
En caso que puedas sufrir estrés postraumático y tener secuelas emocionales, no descuides tu salud emocional, contacta un psicólogo especialista en el trastorno de estrés postraumático para que te ayude a que el proceso de recuperación se desarrolle de forma sana.
Para cualquier ayuda o información ponte en contacto con nosotros. En nuestro Centro recibirás atención personalizada y un tratamiento a medida para superar el trauma.

Psicologos online – Consulta y terapia online

El Centro Manuel Escudero ofrece el servicio de Terapia Online. Las consultas Psicológicas Online ayudan a muchos pacientes para hacer un tratamiento sin tener que acudir en persona a nuestra consulta en Madrid. Es un servicio que ayuda a aquellas personas que tienen dificultades para encontrar un especialista de la salud mental con experiencia cerca de donde viven.

Gracias a nuestro servicio de terapia online, puedes conectarte a internet y hablar con un profesional de la salud mental desde tu casa u oficina en tu mismo idioma.

Otros artículos recomendados

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search