Normalmente un tratamiento psicológico se va pagando según se asiste a cada sesión o consulta. Pero el precio de una consulta de psiquiatría o psicología clínica o el de una sesión de psicoterapia, no es el precio total de un tratamiento.

Para calcular el coste total de un tratamiento psicológico, hay que hacer la suma del número de sesiones de psicoterapia y consultas de psiquiatría o psicología clínica a las que se va a asistir y la de servicios adicionales que se pueden necesitar a largo del tratamiento (seminarios, informes, asistencia a domicilio, asistencia legal pericial, medicina general, expedición de recetas medicas, estudios genéticos sobre tolerancia a los psicofármacos, primeros auxilios psicológicos, asesoría, apoyo y consejo psicológico/médico fuera de horas de consulta, intervención familiar, tele-asistencia, consultas on-line, seguimiento de los tratamientos en viajes o desplazamiento por trabajo, etc.)

Es decir, el coste total de un tratamiento puede incluir muchos más servicios que la simple suma del número de consultas y sesiones.

Pero nuestra política es que en el precio de las sesiones de psicoterapia y en las consultas de psiquiatría o psicología clínica ya están incluidos casi todos los servicios adicionales que se puedan necesitar, en vez de cobrar cada uno de estos por separado cada vez que sean necesarios (salvo algunos servicios que, debido a su especificidad, si será necesario presupuestar aparte).

Un tratamiento psicológico normal requiere acudir a una sesión de psicoterapia una vez a la semana o una vez cada quince días, dependiendo de las características del caso. Asimismo, se puede necesitar, ocasionalmente, una consulta con el psiquiatra en caso de necesitar medicación.

El número de sesiones necesarias y servicios requeridos en un tratamiento puede variar mucho en cada caso, depende de factores como el tiempo que lleve el problema instalada, su grado de gravedad y la dedicación de la persona al tratamiento. El profesional que te atienda en la primera consulta podrá darte una estimación aproximada del coste después de evaluar y diagnosticar tu caso.
En los tratamientos psicológicos hay que tener en cuenta que la experiencia y la cualificación de los especialistas acortan la duración de los mismos. Un tratamiento bien planteado, bien pensado y dirigido por un profesional con experiencia requiere menos sesiones para que el paciente sienta el beneficio de la terapia, lo que reduce notablemente el coste final.