Cómo se manifiesta la angustia en el cuerpo: síntomas

Cómo identificar la angustia

Cómo identificar la angustiaLa angustia, la ansiedad y el estrés, conforman una tríada que resulta muy difícil de desglosar. Muchas personas creen estar padeciendo angustia, cuando en realidad es ansiedad, o viceversa, mientras que el estrés es un componente que suele estar presente cuando se manifiesta tanto una como la otra.

A nivel clínico, se define la angustia como una la interpretación que se hace de los síntomas de la ansiedad. Cuando una persona interpreta que los síntomas que padece son insoportables y que no los puede manejar, aparece una reacción que se denomina angustia.

Identificamos a la angustia cuando experimentamos una sensación que nos causa tanto desagrado que puede tornarse en un dolor emocional insoportable.

Debido a la liberación de cortisol, la hormona del estrés, la angustia genera manifestaciones a nivel físico que pueden resultar alarmantes.

No obstante, debemos tener en cuenta que la angustia no aparece por razones fisiológicas, sino por razones psicológicas, pero que origina unas sensaciones que pueden llegar a ser insoportables, como el dolor emocional o puede provocar síntomas físicos muy desagradables, ya que se manifiestan en todo el cuerpo.

Para tratar estos síntomas es necesario descartar la presencia de enfermedades a nivel físico antes de tratar al trastorno de angustia como tal.

Síntomas físicos de la angustia

Además de hacerse notar en el ámbito emocional a través de un exceso de preocupaciones y temores, y de una desesperación invasiva, la angustia también hace acto de presencia a nivel físico sirviéndose de estos síntomas:

  • Falta de aire
  • Mareos
  • Náuseas
  • Dolor en el tórax
  • Tensión muscular
  • Fatiga
  • Sequedad en la boca
  • Sudoración
  • Opresión en el pecho
  • Sensación de sofoco
  • Trastornos del sueño

La crisis de angustia, el trastorno de angustia y sus síntomas

Ante determinados hechos puntuales, tal como puede ser el verse expuesto al objeto que nos provoca una determinada fobia, como las arañas, es posible experimentar una crisis de angustia. A su vez, también es posible que esta crisis te manifieste de manera espontánea, sin que haya habido un desencadenante puntual.

Las crisis de angustia tienen los mismos síntomas que la angustia, pero se le suman otros que son más intensos:

  • Miedo a morir
  • Pérdida del conocimiento
  • Escalofríos
  • Aceleración de la frecuencia cardiaca
  • Sensación de encontrarse en un entorno de irrealidad
  • Miedo a perder el control mental o a entrar en un estado de locura
  • Entumecimiento
  • Temblores
  • Agitación

Cuando las crisis de angustia se convierten en eventos recurrentes y hace que la persona manifieste algunos de los síntomas mencionados, es posible que esta se intensifique y derive en el trastorno de angustia. Este trastorno consiste en que la persona se encuentra excesivamente preocupada y temerosa de sufrir más episodios de crisis de angustia. Por lo tanto, lo que hace es modificar su comportamiento para así evadir el episodio de la crisis.

Las mujeres cuentan con un riesgo dos veces más alto que los hombres de verse inmersas en el trastorno de angustia. Si bien es posible sufrirlo durante la infancia, este trastorno suele comenzar en los últimos años de la adolescencia o a comienzos de la adultez.

Diagnóstico del trastorno de angustia

Para que se pueda diagnosticar a la persona con trastorno de angustia, es necesario que, de forma inesperada, recurrente y sin razón aparente, se manifiesten crisis de angustia o episodios de dolor emocional, así como también de la presencia de preocupación constante de que se vuelva a presentar la crisis o bien de la aparición de cambios en el comportamiento para evitar situaciones de crisis, durante un período de un mes como mínimo.

Tratamiento para el trastorno de angustia

Dependiendo de las causas del trastorno, el tratamiento puede tomar uno de los siguientes dos caminos:

  • Fármacos
  • Psicoterapia

Tratamiento con fármacos

Se utilizan tanto los antidepresivos como los ansiolíticos.

En cuanto a los antidepresivos, estos suelen ser los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina ya que se ha comprobado que son muy efectivos y que  producen pocos efectos secundarios.

La ventaja de los ansiolíticos es que tienen un poder de acción mucho más veloz que los antidepresivos. Sin embargo, cuentan con la desventaja de generar dependencia, deterioran la coordinación, acarrean problemas de memoria, causan somnolencia y retrasan el tiempo de reacción, ya que inhiben los reflejos.

Tratamiento con psicoterapia

Las tres psicoterapias más utilizadas son:

  • Terapia de exposición: el paciente es expuesto a aquello que le provoca la angustia. Esto se hace de forma gradual a lo largo de varias sesiones. Además, la exposición puede ser tanto a nivel de la imaginación de la persona como en la realidad.
  • Terapia cognitivo-conductual: ayuda a los pacientes a reconocer cuándo sus temores son reales o cuándo carecen de fundamento. Gracias a que no se evitan las situaciones que provocan angustia, sino que se las analiza, el miedo va desapareciendo debido a la intervención de la lógica del propio paciente.
  • Psicoterapia de apoyo: se basa en el asesoramiento y en la educación al paciente. A lo largo de las sesiones, el psicoterapeuta va informando al paciente acerca de su trastorno, de modo que este pueda comprender lo que le está sucediendo. Al tiempo que lo informa acerca del tratamiento a realizarse y de las expectativas con respecto a sus resultados. 

El centro de psicología y psiquiatría Manuel Escudero de Madrid recomienda:

La angustia es un estado complicado que nos deja sentir tan mal que no podemos hacer los esfuerzos necesarios para manejarla sin ayuda de un especialista. Hacer un esfuerzo durante un tiempo y realizar un tratamiento psicológico de orientación cognitiva nos ayudará a superar la angustia. Los tratamientos combinados de psicofarmacología y psicoterapia cognitiva se han mostrado muy eficaces para el tratamiento de la angustia.

En el Centro Manuel Escudero recibirás atención personalizada y un tratamiento multidisciplinar para tratar la angustia, su sintomatología y el dolor emocional. 

Nuestros psicólogos clínicos y psiquiatras realizan consultas y tratamientos presenciales en Madrid (Argüelles) y Online. Lo más importante, en un tratamiento, sea online o presencial, será siempre la experiencia, el conocimiento y la profesionalidad del especialista que te atiende, así como la calidad y la validez científica de las técnicas terapéuticas aplicadas.
Contáctanos para pedir una primera consulta: ¡Llámanos!

Psicólogos online – Consulta y terapia online

Ofrecemos servicio de Terapia Online. Las consultas Psicológicas Online ayudan a muchos pacientes hacer un tratamiento sin tener que acudir en persona a nuestra consulta en Madrid. Es un servicio que ayuda a aquellas personas que tienen dificultades para encontrar un especialista de la salud mental con experiencia cerca de donde viven.

Gracias a nuestro servicio de terapia online, puedes conectarte a internet y hablar con un profesional de la salud mental desde tu casa u oficina en tu mismo idioma.

Consulta de psicología y psiquiatría en Madrid

Sí necesitas nuestros servicios de salud mental, sea Psicología Clínica, Psiquiatría, orientación o consejo psicológicos, en el Centro Manuel Escudero encontraras un equipo de especialistas, que trabajan en conjunto de forma multidisciplinar desde hace más de treinta años, para ofrecerte la psicoterapia y los tratamientos más avanzados.

Consúltanos tus dudas, pide información o concierta una cita.

Podemos ayudarte

Otros artículos recomendados

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search