Diferencia entre distimia y depresión

Depresión y su variación menor, el trastorno distímico.

La intención de este artículo es entender la diferencia entre la depresión y el estado distímico. También ofrece información sobre los signos comunes, los síntomas y el tratamiento de la depresión, y ayuda a saber cuándo tomar la decisión de consultar un profesional de salud mental o cuando iniciar una terapia con un terapeuta especialista en depresión. El texto es informativo y no substituye ningún tratamiento.

Planteamos esta situación ficticia, que puede ser una descripción de la vida real de una persona cualquiera:

DepresiónSoy el encargado del departamento de transporte de una empresa mediana bastante exitosa, paso los domingos en familia y durante mi tiempo libre practico deportes de riesgo. Mi salud está bien y debería de poder hacer frente a cualquier cosa. Ahora bien, hace tiempo, duermo regular a mal, a veces, estoy de mal humor o aguanto poco un contratiempo sin alterarme. Me cuesta hacer las cosas y hay días que ni encuentro placer en practicar deportes, hasta he pensado en abandonarlos. Mi trabajo está sufriendo porque no me puedo concentrar, ni estoy demasiado motivado. A veces tengo dificultades de funcionar y tengo la sensación que estoy viviendo la vida de otra persona, pero no tengo las fuerzas o ganas de plantearme cambios, todo me resulta una carga. Así últimamente, me dedico a cumplir y hago lo que tengo que hacer, porque así es la vida. O simplemente pensé que así era la vida, porque nunca había considerado que podría tener alguna enfermedad subyacente.

Si te ves reflejado en esta situación ficticia o tienes sensaciones similares de hace semanas o meses, es posible que tengas depresión. Y si estas así de hace mucho tiempo, sigues adelante pero te cuesta y no hay demasiadas cosas que te apetecen o te motiven, puede ser que tengas un tipo de depresión llamado trastorno distímico.

¿Por qué tenemos depresión? y ¿Cuál es el rol de la serotonina?

La depresión es un trastorno biosocial. Esto quiere decir que el origen de la depresión se encuentra en la interacción entre factores biológicos, ambientales y psicológicos.

Es posible que la depresión aparezca de forma repentina, sin causa concreta, pero hay varios motivos que pueden influir en la causa de la depresión, como;

  • la genética (estudios muestran que hay un componente genético en la depresión, aunque aún no se ha podido identificar un gen),
  • estrés (algunos de los motivos principales que provoca un desequilibrio químico en el cerebro, son situaciones de estrés continuo. El estrés aumenta en el cuerpo los niveles de cortisol, y eso lleva a una disminución de la serotonina que puede inducir en una persona una depresión o distimia),
  • ciertas enfermedades,
  • situaciones o dificultades persistentes.

También pueden jugar un importante papel y llevarnos a un estado depresivo;

  • una mala alimentación,
  • cambios hormonales (embarazo, menopausia, parto)
  • un estilo de vida demasiado sedentario,
  • los hábitos de sueño,
  • la falta de luz solar,
  • aislamiento,
  • rasgos de personalidad (personas obsesivas, baja autoestima)
  • abuso de substancias adictivas

Estos factores afectan, poco a poco, al equilibrio químico del cerebro, esto quiere decir, que el metabolismo de los neurotransmisores está en desequilibrio y eso cambia el funcionamiento del cerebro, afecta a la resiliencia de la persona que finalmente puede desarrollar una depresión.

También es posible que una persona desarrolle una depresión después de algún acontecimiento traumático y suele ser muy difícil afrontar el estado de ánimo depresivo sin apoyo terapéutico.

Un neurotransmisor fundamental en el mantenimiento del estado de ánimo es la serotonina. Esta es esencial para mantener el control sobre los pensamientos, las emociones y el estado de ánimo de la persona. El déficit de la serotonina y la depresión están íntimamente relacionados.

Así, un nivel bajo de serotonina en la sangre produce un efecto directo en el estado de ánimo. El bajo estado de ánimo provocará una falta de energía para realizar los actividades diarias, puede afectar en gran medida el comportamiento social y el desempeño en la escuela, en el trabajo y también influye en el apetito, la digestión, el sueño, la memoria, el deseo y la función sexual de una persona. La falta de serotonina puede estimular sentimientos pesimistas, preocupados, irritables, tristes, desconfiados o las ganas a nada.

Hay algunos signos comunes que pueden indicar que nos falta serotonina

Una persona con falta de serotonina en el cuerpo suele tener:

  1. Ganas de comer azúcar e hidratos de carbono.
    La falta de serotonina contribuye a la tendencia a comer alimentos con azúcar o ricos en hidratos de carbono, porque aumentan temporalmente el nivel de la serotonina en el cerebro. Pero tomar alimentos altos en azúcar puede tener malas consecuencias en la salud.
  2. Síntomas de ansiedad
    La falta de serotonina en el cerebro puede ocasionar problemas de ansiedad.
  3. Insomnio o fatiga crónica. La disminución de la serotonina suele bajar los niveles de melatonina, sustancia químico en nuestro cerebro que regula el sueño. Eso provocara un sueño más ligero e inquieto y las personas que no duermen bien se sientan más cansadas y sin fuerzas.
  4. Problemas digestivos
    Tener un intestino irritable puede estar vinculado a la falta de serotonina.

En qué se diferencia la distimia de la depresión

diferencia entre depresión y distimiaLa distimia se caracteriza por sintomatología depresiva menos severa en comparación con la de un episodio depresivo mayor, pero puede ser igual de discapacitante.

La distimia  es un estado depresivo persistente, ya que los síntomas suelen durar de 2 años hasta décadas. Por eso una persona distímica jamás ha considerado que podría ser alguna enfermedad subyacente, simplemente piensa que la vida es así.

Algunas personas con este trastorno, pueden derivar a sufrir un episodio depresivo mayor.

DEPRESIÓNDISTIMIA
SeveraMenos severa
DescapacitanteTodo cuesta más energía pero se hace
Inicio repentinoInicio paulatino
Duración mesesDuración de años a décadas
Inicio; cualquier edadInicio; cualquier edad
PerecederaPersistente
Incapacidad de trabajarNo siempre percibido como enfermedad

¿Qué especialista trata la depresión?

El tratamiento de la depresión o la distimia tiene que ser de triple acción, es decir, con

  • medicamentos,
  • psicoterapia
  • un plan de vida

que puedan ayudar al paciente con depresión a recuperar el control de su vida.

Debido a la combinación de una descompensación química y motivos emocionales, siempre es recomendable combinar una psicoterapia junto con un tratamiento farmacológico.

Por lo tanto, cuando se sufre de depresión o distimia, es clave acudir en primera instancia a un psicólogo clínico para entender que nos pasa y porque pasa.

Especialista tratamiento depresiónEl psicólogo clínico suele, en el caso que sea necesario, desviar su paciente a un psiquiatra, (dado que un psicólogo no receta medicación) que valorara si el paciente debe tomar fármacos para tratar los síntomas y el desequilibrio químico del cerebro. Estos fármacos serán esenciales para recuperar un estilo de vida normal.

Por lo tanto, la persona que acude a un psicólogo con una posible distimia o depresión, tiene que tener en cuenta que posiblemente va necesitar alguna consulta con un psiquiatra para que haga una prescripción del fármaco mejor considerado para su estado, para recompensar el déficit de la serotonina que manifiesta el cerebro.

Al tener la medicación ajustada a las necesidades del paciente, el psicólogo clínico inicia la terapia cognitiva tratando el problema desde la raíz, sabiendo que a la medicación hay que ayudarla. La psicoterapia potenciara las conductas y programas cerebrales que no alteran y no consuman serotonina y tiene como objetivo eliminar errores de pensamiento.

Durante la terapia se ayudara en generar hábitos que ayudan en tener un estilo de vida sana y desarrollar un plan sano de vida.

Del desarrollo de un plan de vida puede formar parte:

  • Hacer ejercicio
  • Cambiar la alimentación y mantener una dieta equilibrada
  • Pasar tiempo al aire libre siempre cuando puedas (la luz es muy importante)
  • Aprender a relajarnos para bajar el estrés

Además son hábitos que nos ayudan en prevenir el desarrollo de otra depresión.

Conclusión

La depresión es un estado que no se puede dejar pasar sin darle importancia. Es una enfermedad psicológica que hay que tratar, ya que nos hace sufrir innecesariamente y puede tener unas consecuencias muy severas en nuestra vida.

En nuestro centro recibirás atención personalizada y tratamientos a tu medida para superar la depresión.

Ofrecemos la posibilidad de realizar terapia y consultas en nuestra consulta en Madrid o a distancia, estés donde estés. Contacta con nosotros o Llámanos.

Psicólogos online – Consulta y terapia online

Ofrecemos servicio de Terapia Online. Las consultas Psicológicas Online ayudan a muchos pacientes hacer un tratamiento sin tener que acudir en persona a nuestra consulta en Madrid. Es un servicio que ayuda a aquellas personas que tienen dificultades para encontrar un especialista de la salud mental con experiencia cerca de donde viven.

Gracias a nuestro servicio de terapia online, puedes conectarte a internet y hablar con un profesional de la salud mental desde tu casa u oficina en tu mismo idioma.

Consulta de psicología y psiquiatría en Madrid

Sí necesitas nuestros servicios de salud mental, sea Psicología Clínica, Psiquiatría, orientación o consejo psicológicos, en el Centro Manuel Escudero encontraras un equipo de especialistas, que trabajan en conjunto de forma multidisciplinar desde hace más de treinta años, para ofrecerte la psicoterapia y los tratamientos más avanzados.

Consúltanos tus dudas, pide información o concierta una cita.

Podemos ayudarte

Otros artículos recomendados

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search