Educación emocional

¿Por qué es importante de educar la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la habilidad para tomar conciencia de las emociones propias y ajenas, y la capacidad para regular estas emociones.

Preguntamos; ¿Por qué una persona con un brillante expediente académico no siempre es un exitoso profesional? o ¿Por qué algunas personas son más hábiles en adaptarse a condiciones desfavorables, mientras otras se bloquean? o ¿Por qué unos saben disfrutar más de la vida que otros?

La clave suele estar en la inteligencia emocional.

Durante mucho tiempo se pensaba que la inteligencia era únicamente la capacidad de aprendizaje y la posibilidad de resolver problemas teóricos. Nadie tenía en cuenta el poder de los sentimientos y emociones, ni en la importancia de invertir en recursos para educar en emociones.

Para Daniel Goleman (Autor del libro Inteligencia Emocional) la «inteligencia emocional» es la base de nuestra capacidad de interactuar con el mundo. Engloba habilidades como la motivación, la empatía, el control de impulsos, la compasión, la autodisciplina, el altruismo o la capacidad de regular nuestro estado emocional de forma adecuada, unos rasgos necesarios para la adaptación social adecuada.

Educar las emociones para tener bienestarNo podemos elegir nuestras emociones, pero sí podemos educar las emociones y aprender a controlar nuestras reacciones emocionales. Desarrollar nuestra inteligencia emocional posibilita gestionar, comprender y manejar mejor estas emociones y sentimientos a pesar de posibles frustraciones o contratiempos.

Gracias al haber desarrollado la capacidad de controlar nuestros impulsos, como suavizar expresiones de ira o irritabilidad, y a la capacidad de empatizar y de confiar en los demás, establecemos mejores relaciones interpersonales y garantizamos una mejor calidad de vida y bienestar emocional.

Las personas que no logran controlar su mundo emocional, aumentan el riesgo de desarrollar problemas como depresión o ansiedad y tienen más probabilidades para desarrollar una vida problemática. (problemas con trastornos alimentarios, abuso de drogas, problemas de ira, falta de disciplina,…)

Goleman destaca 5 rasgos de las personas con inteligencia emocional, que son:

  • Autoconciencia o la conciencia de uno mismo: es importante en saber identificar nuestras propias emociones en el momento en que aparecen como miedo, enfado, tristeza,… Es una habilidad que se manifiesta en personas que piensan antes de actuar y se responsabilizan de sus actos.
  • Autocontrol emocional o la capacidad de gestionar y controlar las emociones. (por ejemplo, al sentirnos triste, reconocer la tristeza y saber cómo reaccionar ante el sentimiento de tristeza; autocontrol) Las personas que poseen esta competencia controlan mejor las situaciones de estrés y la ansiedad ante situaciones difíciles, y son flexibles ante los cambios.
  • Automotivación: La capacidad para motivarse uno mismo, esencial para lograr objetivos y nuestro bienestar. A veces hay que cumplir con un objetivo sin importar los sentimientos como los nervios, uno hace lo que tiene que hacer. Eso nos hace más productivos y no rendimos cuando tenemos contratiempos.
  • Reconocer y entender los sentimientos de los demás (empatía consciente).
  • Habilidades interpersonales y relacionarnos de manera adecuada con los demás, también significa tomar decisiones acerca de las relaciones. Una persona con habilidades sociales tiene la capacidad de liderar grupos, dirigir cambios, trabajar en equipo y crear buen ambiente dentro de un grupo.

La educación emocional infantil

¿Por qué es importante que los niños aprendan a interaccionar con las emociones?
La educación emocional debe empezar desde el nacimiento y seguir durante la niñez y juventud. Es de gran importancia, ya que no tener una educación emocional adecuada puede tener graves consecuencias en el desarrollo de la persona.

Desde pequeño se deben inculcar los principios fundamentales de la inteligencia emocional como el autoconocimiento, el autocontrol, la empatía, el arte de escuchar y resolver conflictos, etc. de forma activa y los niños tienen que aprender a vivir con decepciones y frustraciones.

Por ejemplo; cuando un niño tiene un berrinche, todavía no ha aprendido a aceptar la frustración. Su cerebro todavía no está desarrollado para poder entender, expresar y controlar ciertas emociones. Es necesario enseñarle a comprender estas emociones y su origen, es decir, tengo una rabieta porque me siento frustrado.

A veces es fácil confundir ciertas emociones, no obstante, a medida que los niños crecen, pueden aprender a reconocer y controlar tanto sentimientos cómo emociones gracias al desarrollo emocional y cognitivo. Esto les ayuda a ser personas resilientes y sentirse más cómodos después de un contratiempo o cualquier situación que no está a su favor.

A continuación se citan algunos de los objetivos y de las ventajas de la educación emocional en niños. Unas habilidades tan valiosas y necesarias para funcionar bien en el ámbito social, laboral y familiar. Los niños y adultos con buena consciencia emocional son:

  • Más responsables
  • Más asertivos
  • Más populares y sobresalientes, éxito social y académico
  • Más prosociales y colaboradores
  • Más comprensivos con los demás
  • Más considerados e interesados
  • Más habilitados para resolver conflictos.
  • Mejor autocontrol

Son valores positivos que contribuirán a un bienestar óptimo, más tranquilidad, responsabilidad e independencia. La clave está en conseguir ser emocionalmente inteligentes, desarrollar y poner en juego estas competencias aprendidas a la hora de relacionarnos.

Estos son algunos de las competencias que debe fomentar un niño como parte de la educación emocional, con el objetivo de conseguir vivir todos con mayor bienestar:

  1. Autoconciencia: Cuales son mis posibilidades y debilidades.
  2. Tener responsabilidades: Una persona emocionalmente madura es responsable de sí misma.
  3. Aceptar la frustración: Puede ser feliz sin obtener todo lo que desea.
  4. Inteligencia social, la importancia de ser respetuoso y fomentar la empatía con los demás.

Tratar con las emociones en la pubertad

Los adolescentes luchan mucho con sus emociones, suelen ser más impulsivos y no pueden controlar bien sus frustraciones, tienen emociones más fuertes debido a los cambios hormonales.

Durante la pubertad quieren decidir por sí mismos y ser independientes. Es una situación nueva que requiere un enfoque diferente para controlar las emociones. En general, no son las emociones las que causan problemas, sino el comportamiento desadaptado que puede derivar de estas emociones.

Un adolescente debe aprender a pensar y asumir, por sí solo, ciertas responsabilidades y experimentar las consecuencias de su comportamiento. Eso no significa que tenga que organizar su propia educación, es importante recordar que los padres siempre son el motor y la guía para la crianza de los hijos y ellos crean el camino educativo de los hijos y deben ejercer una labor de apoyo y acompañamiento.

Los jóvenes que tienen confianza en sí mismos, son aquellos que han crecido con la confianza y la comunicación con sus padres. Sus padres les han guiado en su madurez y autonomía y les han enseñado a controlar sus emociones, como la frustración, la ira, los celos y la envidia. En el momento que el adolescente empieza a tener control sobre sus emociones y que tienen en cuenta las emociones de otros, entonces esta etapa de la vida va en buen camino.

Educación emocional y bienestar

Hacer frente a las emociones es muy importante para nuestro bienestar. En general, las personas prefieren tratar con gente que tiene control sobre sus emociones. Eso incluye ser consciente de ellas, ser capaz de expresarlas y poder utilizarlas de manera productiva. Por lo tanto, el reconocimiento de las emociones juega un papel importante en el aprendizaje de la regulación emocional.

Las personas que poseen una elevada inteligencia emocional, tienen una vida emocional rica y apropiada, se sienten a gusto consigo mismo, suelen ser socialmente equilibrados. Demuestran estar dotados de una notable capacidad para comprometerse con las causas y las personas, expresan sus pensamientos, suelen adoptar responsabilidades, son alegres, poco predispuestos a la timidez y a rumiar sus preocupaciones.

Asimismo, las emociones tienen un efecto muy poderoso sobre el sistema nervioso autónomo y las células del sistema inmunológico (Felten). Varios estudios han descubierto que los mensajeros químicos más activos, tanto en el cerebro como en el sistema inmunológico, se encuentran en las regiones nerviosas encargadas del control de las emociones. Los microbiólogos y otros científicos han seguido descubriendo cada vez más conexiones entre el cerebro, el sistema cardiovascular y el sistema inmunológico y reconocen la incidencia de las emociones en el desarrollo de la enfermedad. Por ejemplo, el estrés disminuye la resistencia inmunológica, al menos de forma provisional.

Algunos recursos fundamentales de los programas de educación emocional desde el punto de vista de la convivencia son los siguientes. Estos recursos están divididos en 3 distintos grupos de habilidades:

Habilidades emocionales

  • Identificar y etiquetar sentimientos
  • Expresar los sentimientos
  • Controlar los sentimientos
  • Evaluar la intensidad de los sentimientos
  • Controlar los impulsos
  • Reducir el estrés
  • Conocer la diferencia entro emociones, sentimientos y las acciones.
  • Relajación.

Habilidades Cognitivas

  • Dialogo interno como refuerza a la propia conducta y conciencia de uno mismo.
  • Interpretar relaciones interpersonales
  • Comprensión del punto de vista de otras personas.
  • La toma de decisiones y la resolución de problemas (establecer objetivos, estrategias y tácticas, anticipar consecuencias, coherencia personal y actitud etc.)
  • Mantener una actitud positiva, autoestima y resiliencia.

Habilidades de conducta

  • Verbales (mensajes claro, responder correcto a las críticas, escucha activa, buena conversación,…)
  • No verbales (expresión facial, tono de voz, los gestos,…)

Si sufres malestar emocional y quieres aprender cómo manejar mejor las emociones te puedes poner en contacto con nuestro Centro de la salud mental en Madrid. La terapia ayuda en fortalecer el reconocimiento de las emociones, los sentimientos de autonomía, el control de la expresión de las emociones, incrementan la tolerancia a la frustración, la capacidad de adaptación a los cambios vitales, ayuda a construir autoestima sana y proporciona las habilidades para generar un proyecto realista de vida.

El Centro Manuel Escudero ofrece terapia presencial en el centro de Psicólogos y Psiquiatras en Madrid, otras personas, que no pueden acudir a nuestras instalaciones, optan por la terapia vía “online”. Así tratamos a pacientes en México, Argentina, Estados Unidos, Colombia, Perú, Chile y a personas que si o no viven en Madrid y no se quieren desplazar a la consulta en Argüelles.

En nuestro centro recibirás atención personalizada y tratamientos a tu medida. 

Ponte en contacto con nosotros para pedir cita con nuestros especialistas en el control emocional o llámanos.

Psicologos online – Consulta y terapia online

El Centro Manuel Escudero ofrece el servicio de Terapia Online. Las consultas Psicológicas Online ayudan a muchos pacientes para hacer un tratamiento sin tener que acudir en persona a nuestra consulta en Madrid. Es un servicio que ayuda a aquellas personas que tienen dificultades para encontrar un especialista de la salud mental con experiencia cerca de donde viven.

Gracias a nuestro servicio de terapia online, puedes conectarte a internet y hablar con un profesional de la salud mental desde tu casa u oficina en tu mismo idioma.

Otros artículos recomendados

Cómo combatir el estrés

El desarrollo de habilidades para afrontar el estrés permite aprender a relajar el cuerpo y gestionar nuestras reacciones ante el estrés. Estas [...]

Inteligencia de Riesgo

En pleno siglo XXI, una característica que describe sin duda la sociedad que nos ha tocado vivir es el constante cambio. Una sociedad dinámica, [...]

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search