Lidiar con la pérdida de seres queridos: muerte de un padre o una madre

Hablar de la muerte es complicado, y más cuando hablamos de la pérdida de uno de nuestros padres. Tratar con la muerte de uno de nuestros padres es una de las situaciones más difíciles de soportar, aún en los casos en que la relación con nuestros progenitores haya sido menos intensa.

¿Como vivir el proceso de duelo?

Lidiar con la muerte de una madreDuelo significa “dolor” y, por lo general, no estamos preparados para el dolor causado por la pérdida de uno de nuestros padres y poder enfrentarnos a su ausencia.

Experimentar y expresar estos sentimientos de dolor nos ayuda a superar la pérdida de esta persona y nos ayudará a poder procesar el duelo. Debemos evitar el caer en erróneos sentimientos de culpa. Aparte de este dolor emocional, podemos experimentar problemas físicos como fatiga, náuseas, insomnio, subida o bajada de peso, etc.

Se necesita tiempo para asumir la pérdida y nuestra forma de llevar este duelo debe ser respetada, el respeto es una palabra clave y la mejor opción para las personas que nos rodean.

¿Como superar la pérdida de un padre o una madre?

Como comentamos anteriormente, es una de las situaciones más difíciles de soportar, aunque hay factores que influyen en la vivencia del duelo y nos ayudan a aguantar este dolor. Algunos factores que ayudan a superar el duelo son:

  • nuestro carácter
  • nuestra relación con el fallecido
  • nuestra edad
  • las circunstancias en las cuales ha fallecido nuestro padre o madre
  • nuestra situación familiar, si tenemos hermanos o no, … son factores que nos pueden ayudar a sobrellevar el sufrimiento.

Lo más importante es que nos demos un tiempo para procesar la pérdida, pudiendo ser flexibles en el tiempo que necesitamos cada individuo para lidiar con la pérdida de nuestro padre o madre.

Sin duda, lo más difícil de la nueva situación es establecer una relación diferente con la persona fallecida, es decir, despedir a la persona física y aceptar que esta persona sigue con nosotros de manera simbólica y en nuestra memoria. También nos puede ayudar el buscar alguna manera de honrar la memoria de nuestro padre o madre.

A partir del momento del fallecimiento nuestra realidad cambia instantáneamente, se han roto los lazos que mantuvimos desde la infancia y es posible que falte una reconstrucción de nuestra propia identidad, porque de repente, es posible, que ocupemos otro rol dentro de la familia. (un ejemplo seria aquel que tras el fallecimiento del progenitor que traía el sueldo a casa, pasemos a ser el cabeza de familia ,al menos en lo relativo a la economía).

Algunos consejos para superar la pérdida de una madre o padre

No existe una fórmula para superar una pérdida de un ser querido, cada uno lo hace de la manera y al ritmo que puede. Pero podemos darte algunos consejos que pueden ser de gran ayuda en el proceso del duelo.

Recomendaciones para tener en cuenta al lidiar con el duelo:

  • El duelo, después de la muerte de un padre o una madre, es todo un proceso y para cada persona es diferente. Tómate el tiempo que necesites y sé paciente contigo mismo.
  • Se consciente que existen cinco etapas durante el duelo que son: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.
  • Expresa tus sentimientos. No huyas de los recuerdos, siempre el fallecido será una parte de tu vida. Sigue amándolo. Durante el duelo ayuda el contar anécdotas y revivir esos recuerdos (en especial los entrañables y positivos), con otras personas que han conocido a tu padre o madre. Igual deseas estar solo durante un tiempo, intenta que no se prolongue en exceso y que no sea hermético, porque hablar sobre tu padre o madre te ayudará a aliviar el dolor.
  • Es conveniente tener datos de cómo ha ocurrido para integrar el hecho en tu vivencia personal.
  • Acudir a las celebraciones y manifestaciones relacionadas con la muerte del ser querido, nos ayudará a asimilar lo sucedido.
  • Llora si lo necesitas, ayuda a liberar tus emociones.
  • Mantén alguna de sus cosas contigo para mantener su memoria viva.
  • Cuida de ti mismo. (quizás te falta apetito, no duermes bien, eres más irritable, mejor evitar el alcohol…)
  • Puedes pedir ayuda a un terapeuta en caso de que sea necesario, si sientes que el dolor te está atrapando.
  • Cuidado con la rutina, igual realizabas una llamada o visita a tu padre o madre en algún momento fijo de la semana. Debes encontrar una forma de cambiar este hábito rutinario. Haz cosas que te gusten hacer y tomate tiempo para relajarte.
  • Hay que asumir que se debe seguir viviendo. Naturalmente tienes sentimientos de tristeza, pero hay que recordarse que tu padre o madre hubiese querido que tu vida no se paralice y que no te sientes deprimido.
  • Piensa que es muy probable que familiares y amigos te necesiten, y necesiten que estés bien, con especial relevancia en el caso de los niños.
  • También puedes leer algún libro sobre la forma en que otras personas han lidiado con el dolor, te puede ayudar a encontrar tu propio camino.
  • Y recuerda que es “nuestra” decisión el salir adelante. Debemos comprender que hay que aprovechar y disfrutar la vida, porque nuestra propia vida se va a terminar también.
  • Sol
    Responder

    Estoy atravesando el duelo por la muerte de mi madre hace 2 meses.
    Me ayudo mucho leer este texto, es muy parecido a lo que estoy sintiendo y atravesando. Gracias.

  • gabriela
    Responder

    Muchas gracias por consejos, me ayudan bastante.

  • Rossana
    Responder

    Gracias por todo lo descrito aquí, hizo que yo misma me entendiera que mi dolor tiene su tiempo. Yo amo a mis padres con todo mi corazón y en 2 años perdí a ambos por enfermedad.

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search