¿Qué es el Pensamiento estratégico? y ¿Cuál es su importancia?

El pensamiento estratégico es fundamental en casi todas las áreas de la vida, ya sea en el entorno emocional, en el familiar o en el laboral. Para entender bien que significa este concepto, es preciso revisar y comprender los tres conceptos que engloba, que son; objetivos, estrategia y táctica.

Para ello voy a explicar brevemente que es y qué significa cada uno de ellos:

El concepto estrategia se utiliza, en general, para referirse a un plan ideado para lograr un determinado fin, es decir, la estrategia es el plan general que se establece en un momento determinado para conseguir un objetivo.

Táctica son las acciones concretas que se van a desarrollar para lograr la estrategia planificada, es decir, son los métodos y acciones específicas que se aplican de acuerdo a las circunstancias para cumplir de forma efectiva el plan estratégico. Estas acciones tienen que ser siempre coherentes con la estrategia.

Pero la estrategia y la táctica no sirven de nada si no tenemos muy bien definidos los objetivos que queremos conseguir.

Estos conceptos deben aplicarse en conjunto, por ejemplo, si no tienes un objetivo claro, no sabrás donde te diriges, si únicamente tienes un plan estratégico, tendrás grandes ideas pero no una ejecución de las mismas, y si solo tienes tácticas sin una planificación estratégica, solo tendrás un gran desorden.

Una manera sencilla de diferenciar los tres conceptos sería la siguiente:

Objetivo.- ¿Qué quieres conseguir?

Estrategia.- ¿Cómo vas a conseguir ese objetivo?

Táctica.- ¿Qué acciones concretas y puntuales vas a desarrollar en el día a día?

Podemos ver un ejemplo sencillo que nos permitirá entender más claramente estos conceptos,

Por ejemplo si quiero o necesito mejorar en mis relaciones sociales, puedo realizar la siguiente planificación psico-estrategica de vida.

Objetivo: Incrementar mi círculo social y tener una vida social activa y satisfactoria.

Estrategia: Resultar socialmente interesante y personalmente atractivo, de forma que me acepten sin problemas en aquellos círculos sociales en los que me quiero integrar.

Táctica: Cuidar la higiene diariamente, ponerme al día en las tendencias de la moda, vestirme de forma adecuada y atractiva, aprender anécdotas y chistes y aprender a contarlos de forma adecuada, mejorar mis habilidades sociales de escucha y empatía, ir con frecuencia al gimnasio y cuidarme físicamente, frecuentar círculos sociales en los que pueda encontrar personas afines, practicar deportes y actividades grupales que me permitan un contacto estrecho y continuo con un grupo de gente, desarrollar una actitud optimista, etc.

Es preciso tener siempre en cuenta que la forma más efectiva y satisfactoria de moverse en la vida es trabajando continuamente la salud psicológica, eligiendo objetivos claros, específicos, graduales, relevantes, oportunos y alcanzables, estableciendo estrategias de vida claras para conseguir estos objetivos y aplicando tácticas efectivas y coherentes con la estrategia.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que casi todas las personas que acuden a nosotros lo hacen en primer lugar para plantearnos una pregunta concreta o para requerir una intervención técnica y especializada, sea médica o psicológica.

En el caso que se inicie un tratamiento, conforme este avanza, y una vez superada la fase inicial de eliminación de la sintomatología o patología presentada, el tratamiento suele derivar a una intervención más centrada en el autoconocimiento, trabajo de la inteligencia emocional, desarrollo personal, automotivación y entrenamiento en técnicas de autocontrol emocional.

Y, normalmente, se termina entrenando a las personas para que sean capaces de hacer planificaciones estratégicas en su vida, lo que nosotros llamamos entrenamiento psico-estrategico.

En este entrenamiento, se trabajan las estrategias de afrontamiento de situaciones cotidianas que pueden ser más o menos conflictivas o se planifica el afrontamiento estratégico de situaciones personales vitales y complicadas, o se hace un plan de autodesarrollo y de mejora de la patología personal o se trabaja una planificación estratégica que posibilite un cambio progresivo de la filosofía de vida, etc., es decir se trabajan los puntos más sensibles e importantes de la proyección vital de la persona.

Si no somos capaces de entender y dominar este pensamiento estratégico y aplicarlo en nuestra vida, posiblemente no alcanzaremos nuestras metas y nuestra calidad de vida, nuestra satisfacción personal, nuestro bienestar y nuestra salud psíquica se resentirá.