Psicólogos especialistas en el tratamiento de la anorexia

Tratamos la anorexia en el Centro de Psicología y Psiquiatría Manuel Escudero Madrid

¿Cómo tratamos la anorexia?

La anorexia es una enfermedad psiquiátrica y debe tratarse como tal.

En nuestro Centro de Psiquiatría y Psicología en Madrid, nuestro equipo de psicólogos y psiquiatras lleva trabajando juntos más de 30 años, lo que nos ha permitido conseguir un alto nivel de compenetración con el que podemos afrontar de forma multidisciplinar trastornos como la anorexia.

El equipo de especialistas está en comunicación constante, por lo que se pasa ágilmente de una especialidad a otra en cuanto la persona o el tratamiento lo requiera. Este trabajo en equipo ha demostrado ser muy eficaz para tratar patologías como la anorexia.

Una vez evaluados los parámetros diagnósticos descritos previamente, y descartadas otras patologías psiquiátricas y orgánicas, se procede al tratamiento y seguimiento del paciente.

El proceso de tratamiento de la anorexia debe ser una acción coordinada entre el médico de familia, psiquiatra, psicólogo, endocrino y ginecólogo.

El tratamiento debe basarse en:

  • Modificación de los hábitos alimentarios del paciente: se precisa una “re-educación” del paciente en sus hábitos alimentarios.
  • Se inicia con una dieta relativamente baja en calorías y se va incrementando progresivamente, hasta lograr cubrir las necesidades calóricas del paciente, no permitiendo que coma a solas y vigilando que haga las cinco comidas diarias fundamentales.
  • Control regular del peso.
  • Restricción del ejercicio físico: inicialmente se elimina por completo y se reintroduce muy progresivamente.
  • Controles analíticos regulares para evitar complicaciones orgánicas.
  • Eliminar las conductas de autocastigo relacionadas con la comida.

La terapia farmacológica y psicológica se centra principalmente en el componente depresivo y ansioso/obsesivo de la anorexia.

¿Qué es la anorexia?

La anorexia consiste en un trastorno de la conducta alimentaria que supone una pérdida de peso provocada por el propio enfermo y lleva a un estado de inanición.

La anorexia se caracteriza por el temor a aumentar de peso, y por una percepción distorsionada del propio cuerpo, que hace que el enfermo se vea gordo, aún cuando su peso se encuentra por debajo de lo recomendado. Por ello, inicia una disminución progresiva del peso mediante la reducción de la ingesta de alimentos.

La persona rechaza las grasas, las proteínas, los hidratos de carbono e incluso los líquidos, llevando a casos de deshidratación extrema. A estas medidas drásticas se le pueden sumar otras conductas asociadas como la utilización de diuréticos, laxantes, purgas, vómitos provocados o exceso de ejercicio físico.

Las personas afectadas pueden perder hasta un 50 por ciento de su peso corporal. La anorexia suele asociarse con alteraciones psicológicas graves que provocan cambios de comportamiento, de la conducta emocional y una estigmatización del cuerpo.

Causas de la anorexia

La causa de la anorexia es desconocida, pero los factores sociales parecen importantes, puesto que hay numerosos factores socioculturales que pueden desencadenar la anorexia.

Existen factores generales que se asocian a un factor desencadenante o cierta vulnerabilidad biológica, que es lo que precipita el desarrollo de la enfermedad, como son:

  • Obesidad del enfermo.
  • Obesidad materna.
  • Muerte o enfermedad de un ser querido.
  • Separación de los padres.
  • Alejamiento del hogar.
  • Fracasos escolares.
  • Accidentes.
  • Sucesos traumáticos.
  • Trastorno de personalidad.

¿Cuáles son los síntomas de la anorexia?

Como consecuencia de la pérdida significativa de peso, los problemas endocrinos se hacen evidentes en un espacio de tiempo relativamente corto.

Los principales síntomas de la anorexia son los siguientes:

  • Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo adecuado para la edad y talla del enfermo.
  • Miedo al aumento de peso o a la obesidad, incluso cuando el peso se encuentra por debajo de lo recomendable.
  • Percepción distorsionada del cuerpo, su peso y proporciones.
  • Ausencia de tres ciclos menstruales consecutivos en las mujeres.
  • Síntomas muy variados como estreñimiento, amenorrea, dolor abdominal, vómitos, etc.

Suelen ser personas del entorno cercano quienes detectan los síntomas que dan la voz de alarma, debido a que se dan cuenta que la persona con anorexia comienza a manifestar diversas conductas extrañas, como:

  • Preocupación excesiva por la composición calórica de los alimentos y por la preparación de los alimentos.
  • Reducción progresiva de los alimentos.
  • Constante sensación de frío.
  • Obsesión por la imagen, la báscula, los estudios y el deporte.
  • Utilización de trampas para evitar la comida.
  • Hiperactividad.
  • Otros rasgos típicos como la irritabilidad, la depresión y los trastornos emocionales o de la personalidad.

En cuanto a las consecuencias clínicas, los síntomas son los siguientes:

  • Las pulsaciones cardiacas se reducen.
  • Se producen arritmias que pueden derivar en un paro cardiaco.
  • Baja la presión arterial.
  • Falta de la menstruación en las mujeres.
  • Disminuye la masa ósea y, en los casos muy tempranos, se frena la velocidad de crecimiento.
  • Disminución de la motilidad intestinal.
  • Anemia.
  • Estreñimiento crónico.
  • Pérdida de cabello. Las uñas se quiebran.
  • Una sensación constante de frío.
  • La piel se deshidrata.
  • Coloración amarillenta en las palmas de las manos y las plantas de los pies por la acumulación de carotenos en las glándulas sebáceas.
  • Problemas con los dientes y edemas periféricos.

En nuestro centro recibirás atención personalizada y tratamientos a tu medida para superar tus problemas de anorexia. Contacta con nosotros. Llámanos estaremos encantados de conocerte.

Contacta con nosotros

Campos obligatorios*