¿Qué es la hipocondría o el miedo a la enfermedad?

Hipocondría o miedo a la enfermedadLa característica esencial de la hipocondría es la preocupación obsesiva, ansiosa e irracional de la persona a padecer una enfermedad. La persona da una interpretación personal y poco realista de algún(os) síntoma(s) corporales, y está permanentemente alerta ante cualquier señal de su cuerpo que pueda hacer sospechar una enfermedad.

Los hipocondríacos están esperando, por así decirlo, ser diagnosticados con enfermedades de las que sospechan que están sufriendo. A menudo presentan su historia clínica de manera detallada al médico, sin embargo, después de la exploración física por parte del médico, no identifica la enfermedad explicada por su paciente.

En ocasiones, las personas afectadas busca pruebas y diagnósticos repetidos para reconfirmar una enfermedad en concreto, porque la explicación de un solo médico no alivia su preocupación. Suele mantener la idea de padecer una enfermedad a pesar de la exploración de su médico, así muchas veces existe un deterioro de la relación médico-paciente por frustración de ambos partes.

La preocupación por la enfermedad se convierte a menudo en una característica central en la vida de la persona y esto le lleva a padecer un estado de angustia e inquietud realmente agotador. Esta situación produce gran malestar en su vida y hasta puede interferir en su vida familiar, laboral, social, etc.

La hipocondría afecta aproximadamente al 5% de la población, y se da por igual en hombres y mujeres.

Cómo saber si soy hipocondríaco 

“Dolor en el abdomen”  ¡Puede ser cáncer de colon! ……“Dolor en el pecho” ¡Quizás sufro un ataque de corazón! … “Dolor de cabeza” ¡Eso no puede ser otra cosa que un tumor cerebral! Una persona que padece hipocondría tiene más probabilidades de pedir cita al médico cuando siente que hay una sensación física anormal y, a menudo, se preocupa por un problema de salud que simplemente no tiene.

A todos nos preocupa la salud y es normal considerar que podemos tener un problema que necesita la valoración de un médico especialista, es una reacción que es parte de nuestra propia sobrevivencia. Hay personas que tienen una despreocupación total y, otras personas viven con una alta preocupación por su salud. Estas últimas son mucho más sensibles a los síntomas corporales y reaccionan, a veces, de forma irracional.

A menudo nos parece que estas personas desean llamar la atención y exageran los síntomas pero, en realidad, no es el caso, más bien, las personas con hipocondría pasan por una verdadera pesadilla cuando perciben una sensación que no es habitual en su cuerpo.

Las personas hipocondriacas, mientras más se preocupan por su estado de salud, más se enferman.

La hipocondría puede iniciarse a cualquier edad, pero más frecuente después de la adolescencia. El diagnostico se realiza por un médico que primero tiene en cuenta la posible existencia de otra enfermedad subyacente o unos síntomas habituales que puede tener su paciente como p.ej. dolor abdominal, dolor de cabeza, etc. que no tienen nada que ver con la hipocondría. Al descartar la existencia de una enfermedad concreta,  el medico tiene en cuenta la preocupación ansiosa e irracional del paciente por padecer alguna enfermedad que no tiene otra explicación concreta. La sensación de estar preocupado para tener alguna(s) enfermedad(es) persiste en el tiempo por lo menos hace 6 meses.

La hipocondría no es una enfermedad mental, se anuló como tal en el DSM-V,  sino que es una reacción irracional a ciertos síntomas relacionados con las enfermedades.

Síntomas de la hipocondría

Las personas con hipocondría experimentan las sensaciones físicas, que pueden tener todo el mundo, de forma irracional y obsesiva.

Nombramos algunos de las sensaciones y los síntomas:

  • Preocupación y miedo a tener una enfermedad grave
  • Interpretación personal de síntomas de alguna enfermedad
  • La explicación y diagnóstico del médico no tranquiliza y la preocupación del paciente persiste.
  • Malestar por la preocupación por la enfermedad que interfiere en la vida de la persona
  • No es una preocupación puntual, pasa más a menudo
  • Hacerse análisis constantemente.
  • Tener siempre medicamentos para uso personal o por si se requiere en alguna supuesta emergencia.
  • Creer tener los síntomas de una enfermedad cuando la oye, lo ve o le llega la información.
  • Interpretar un síntoma como si fuera un doctor especialista.
  • Es una persona que se informa o documenta constantemente de las enfermedades y visita regularmente a los doctores para decirles el diagnóstico que tiene.
  • Presenta pensamientos, sentimientos y creencias negativas sobre su estado de salud.
  • Se molestan si los médicos les contradicen en sus diagnósticos sobre su salud.
  • La causa de la enfermedad esta mediada por un pensamiento, aunque no tenga nada.
  • La presencia de un solo síntoma auto percibido, puede desencadenar todo un cuadro clínico en su propia interpretación.
  • Sensación ser rechazados e incomprendidos por los demás.
  • Hay quienes evitan acudir a un profesional por el miedo a que les descubra realmente alguna enfermedad.
  • Acudir a médicos repetidamente o tener exámenes médicos constantes.
  • Hablar continuamente con amigos o familiares sobre los síntomas o enfermedades sospechosas.
  • Hacer investigaciones sobre la salud de forma obsesiva.
  • Comprobar frecuentemente los signos vitales, como el pulso o la presión arterial.

Cómo superarla

El objetivo es lograr una actitud positiva hacia tu estado de salud, hacia el ambiente que te rodea y hacia la vida misma.

Pero, ¿cómo puedes tratar mejor con la hipocondría? Se puede hacer mucho para reducir la ansiedad sobre nuestro estado de salud.

Algunos consejos para mantenerla bajo control:

  • Mantener un diario: Puedes apuntar tus momentos de miedo o cuando percibes un síntoma corporal. Además puedes apuntar la sensación de miedo que sientes, que piensas y como reaccionas en este momento.
  • Valorar los pensamientos angustiosos: ¿Si tienes síntomas, hay una razón real de tener pánico?
  • Aprender a relajarse: Aprender a respirar, relajarse, hacer deportes, mindfulness, yoga, etc.
  • Mantente alejado de internet: Al notar un síntoma corporal, muchas personas buscan un diagnostico en internet, pero olvidan que un buen diagnóstico no se puede basar sobre un síntoma en concreto. Además, las personas muy sensibles a percibir síntomas investigan tanto que su vida cotidiana comienza sufrir.
  • Mantente fiel a un médico de cabecera: Las personas con hipocondría tienen la tendencia en cambiar de médico, porque quieren una segunda opinión y sospechan que su médico de cabecera retiene cierta información o no da la información que quieren escuchar. Sin embargo, al cambiar de médico pueden realizar pruebas innecesarias y esto puede resultar confuso y dar incertidumbre. Encuentre un médico de confianza y quédate con él o ella.
  • Deja de auto-diagnosticarte: El control diario de, por ejemplo, la tensión cardiovascular u otras pruebas sin razón concreta. Quizás hay que quitar este equipo médico del hogar y no controlar tanto.
  • El deporte y el ejercicio ayudan a relajarnos: El ejercicio mejora el estado de ánimo y disminuya sensaciones como el pánico o el estrés.

Tratamiento

Afrontar solo la hipocondría puede ser difícil. Si sufres un estado que interfiere en tu bienestar aconsejamos en hablar con tu médico o un terapeuta sobre cómo mejorar tu capacidad de enfrentar este problema.

Los peores casos de hipocondría pueden provocar depresión grave.

La hipocondría parece menos grave que algunos otros trastornos de la salud mental, sin embargo, puede tener un efecto negativo sobre cómo vive y actúa una persona, e influir bastante en su bienestar.

En este caso aconsejamos programar una consulta con un psicólogo clínico  o médico para conversar acerca de las inquietudes. El tratamiento dependerá de la gravedad de la situación y como la hipocondría influye en tu vida.

Según la gravedad del problema, puede ser complicado romper este círculo vicioso en cual te encuentras y necesitaras herramientas psicológicas que ayudan en aprender a eliminar y auto controlar algunos pensamientos, sensaciones, impulsos o sentimientos no deseados y a relajarnos.

El Centro Manuel Escudero en Madrid, ofrece tratamientos personalizados para personas con hipocondría. Contamos con psicólogos clínicos y médicos psicoterapeutas que pueden ayudar en aliviar el sufrimiento de la hipocondría.  Nuestra consulta está abierto de lunes a viernes, si piensas que estas sufriendo hipocondría y quieres hablar sobre tu problema,  llame a nuestra consulta al teléfono 915 422 859 o haga clic aquí para enviarnos un correo electrónico.

Terapia Online                            

El Centro Manuel Escudero en Madrid también ofrece terapia online por Webcam para personas con hipocondría o el miedo por tener problemas de salud. La terapia online es una opción cómoda para las personas que no pueden acudir en persona a nuestra consulta o que no pueden encontrar un tratamiento especializado cerca de su hogar.

Si desea obtener más información sobre la terapia online, contacta con nosotros estaremos encantados de conocerte

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search