¿Qué es la procrastinación y cómo superarla?

¿Qué es la procrastinación?

La procrastinación, en sí mismo, es un problema de autorregulación y de organización del tiempo. Es el resultado de la lucha entre cerebro emocional y el cerebro racional, es decir, la voluntad de nuestra razón cede a los caprichos del instinto y se aplaza aquello que se debe hacer.

La demora de no realizar dicha tarea no es justificable, por lo tanto, saboteamos nuestros intereses, necesidades, obligaciones o el desarrollo de una acción. Eso sí, la persona tiene toda la intención de realizar en algún momento la tarea que está aplazando.
Según la RAE, el término “procrastinación” se considera como incorrecto, más bien, se trata del resultado de procrastinar, es decir, retrasar algo.

Causas de procrastinar

Falta de organización

Existen varios razones de procrastinar tareas, podemos retrasar tareas que no nos apetecen hacer y no asumimos la responsabilidad o demoramos algo que nos deja sentir incomodo como realizar una llamada, visitar el médico, etc.…
Se han realizado una cantidad de estudios sobre este tema para entender porque las personas procrastinan tareas, estos estudios han tenido enfoques diferentes, no paralelos e independientes. Algunos visto desde el ángulo de la psicología diferencial, pero también existen una cantidad de estudios enfocados a través de estadísticas, económicos, etc. Por lo tanto, también se han extraído conclusiones contradictorias y variables sobre este tema.
Sin embargo, las implicaciones del concepto desde el punto de vista psicológico suele ser más compleja, la mayoría de los estudios enfocados desde la psicología relacionan la procrastinación con determinados rasgos de personalidad u otras variables de la salud mental, que carecen de autorregulación.
Nos limitamos a exponer los tres principales tipos de procrastinación citados en psicología.

Tipos de procrastinación

  • Procrastinación arousal: por activación o cuando se posterga una tarea hasta que ya no hay más remedio que realizarla. Se caracteriza por la ansía de obtener un “subidón” o un alto grado de refuerzo positivo trabajando contrarreloj. Estas personas piensan que trabajan mejor bajo presión. (algunos investigadores como Pychyl y Simpson (2009) desafían la existencia del tipo arousal y contradicen el modelo tripartito de la procrastinación)
  • Procrastinación evitativo, es lo contrario al anterior. Algunas tareas son evitadas y otras son pospuestas por varias razones como el miedo de fracasar. Es un problema de autoestima.
  • Procrastinación decisional: puede ser una combinación de los dos casos anteriores. La indecisión, según el grado del problema, puede ser un problema de salud mental que puede necesitar algún tratamiento psicológico.

A pesar de las consecuencias, existen numerosos motivos y factores que te pueden llevar a procrastinar:

  • Asociar la tarea o acción a consecuencias negativas, por ejemplo: el miedo a fracasar.
  • Características que se derivan de situaciones psicológicos como estrés, ansiedad, fobias.
  • Falta de experiencia, conocimiento, calificaciones o criterio para realizar bien la tarea.
  • Tener la creencia de trabajar mejor bajo presión.
  • Falta de motivación y no dar la importancia adecuada a esta tarea.
  • Problemas de autorregulación y de organización del tiempo.
  • Problemas de comunicación, habilidades sociales, etc.
  • Problemas de salud mental, puede ser un síntoma de algún trastorno psicológico como, por ejemplo, TDAH o depresión.

Algunos rasgos que pueden ser propias de las personas con tendencia a la postergación:

  • Perfeccionismo (aunque no siempre sea así) y miedo al fracaso.
  • Problemas de autoestima.
  • Sentirse saturado o sensación de agobio por falta de capacidad de establecer prioridades y por eso tener una acumulación de trabajo que puede producir ansiedad.
  • Catastrofismo para sentir autocompasión.
  • Necesidad de sentirse querido y recompensada por haber realizado la tarea.
  • Falta de autodisciplina y motivación.
  • Rabia, este enfado-rebelión empeora su rendimiento.
  • Impulsividad

Consecuencias de la procrastinación

Falta de autocontrol y gestión del tiempo

La mayoría de los estudios sobre las consecuencias de la procrastinación se han centrado en los efectos sobre el estado de ánimo y emocional, o en el rendimiento laboral/académico.

Las personas que procrastinan – con frecuencia – una actividad o tarea de más importancia por otra que suele ser más placentera de menor importancia, tienden a sufrir más estrés y suelen tener una peor salud mental. Por ejemplo, un estudiante procrastinador crónico sufre más ansiedad a lo largo del año, puede tener problemas con el estado de ánimo por sensación de culpa, sentimientos de arrepentimiento por las oportunidades desaprovechadas, etc. Los procrastinadores crónicos parecen arrepentirse de bastantes oportunidades, más que los demás estudiantes, porque saben que su actitud ha sido perjudicial para el rendimiento en sus estudios.

En los estudios realizados por economistas, la procrastinación es una variable importante en conductas, como el pago de facturas, la entrega de proyectos, etc., que pueden causar un impacto sobre la economía.

Es bastante difícil hacer un seguimiento detallado de las consecuencias negativas que puede tener la procrastinación en nuestra vida o entorno, pero si podemos concluir que existen consecuencias en la salud si somos procrastinadores con frecuencia.

Cómo superar la procrastinación

La solución para vencer la procrastinación consistiría, entre otras cosas, en lograr una adecuada organización del tiempo. También es de gran importancia saber porque nos pasa eso y si eso nos pasa con alguna actividad en concreta.

Es importante encontrar la motivación para rendir y aceptar las responsabilidades correspondientes a la tarea. Unas recomendaciones básicos son fijar metas de corto plazo, terminar primero las tareas más pesadas, difíciles y sobre todo las más importantes, también nos puede ayudar en establecer una recompensa que activa nuestra motivación.

Cómo tratar la procrastinación

La psicología clínica puede ayudar a las personas que experimentan problemas de las consecuencias de la procrastinación que tengan relevancia clínica y de los síntomas asociados.
La procrastinación tiene unos motivos y factores diferentes en cada persona y, por lo tanto, cada caso se trata de una manera personalizada y tiene una diferente vía de solución.
Si la procrastinación afecta negativamente al bienestar emocional y rendimiento o es la causa de sufrimiento, y la culpabilidad por el mismo hecho de procrastinar aumenta el afecto negativo, será mejor en buscar apoyo psicológico o una intervención terapéutica basada en enfoques cognitivo-conductuales. Unos ejemplos son:

  • Una intervención basada en la autoeficacia, en la autoestima y el miedo al fracaso.
  • Intervención basada en la sensibilidad a posponer, es decir, aprender a controlar los estímulos y minimizar aquellos elementos que pueden desviar nuestra atención. Un ejemplo es cuando suena el teléfono con un mensaje mientras estamos con otra cosa que necesita nuestra atención.
  • Intervención basada en el valor, es decir, aprender a dar el valor a la tarea que se merece.
  • Intervención basada en la autorregulación, la organización del tiempo y problemas de autocontrol.
  • Entrenamiento en mindfulness, es decir, focalización absoluta en la situación del momento y controlar los pensamientos automáticos.

En conclusión; la procrastinación es un hábito complejo que puede tener muchos factores implicados como la impulsividad, la mala gestión del tiempo, la falta de autocontrol en cual la distracción nos aleja de nuestros objetos y, en ocasiones, nos deja sumidos en una lucha interna entre el deseo y el deber. Este autosabotaje nos puede provocar grandes dosis de sufrimiento.

Cuándo buscar ayuda profesional

Si la procrastinación afecta negativamente al bienestar emocional, nos afecta en la realización de tareas en el día a día, nos causa problemas en el desempeño laboral y es causa de sufrimiento, será mejor en buscar apoyo psicológico o una intervención terapéutica

Consulta con un psicólogo clínico para identificar la causa de este problema y como tratarlo.

Contacta con nuestra consulta de psicología en Madrid Centro para pedir una cita en el caso que tienes problemas de procrastinación de forma frecuente. Recuerda que también disponemos de consulta online.

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search