¿Qué es la Psicología Positiva?

La psicología positiva es un enfoque psicológico que estudia, científicamente, como favorecer las fortalezas y virtudes del carácter del ser humano, como el optimismo, la alegría, la inspiración, la motivación y el sentido de humor, entre otras, para poder desarrollar y potenciar una actitud positiva con el fin de vivir una vida plena, fluida y como prevención de patologías de la salud mental.

¿Para qué sirve la Psicología Positiva?

Está científicamente aprobado que el desarrollo de emociones positivas favorece la salud, el crecimiento personal y el bienestar. Una actitud positiva aumenta los recursos intelectuales, físicos y sociales de las personas, para que puedan responder de la mejor manera cuando se presentan situaciones inesperadas o difíciles. Es decir, se asume que una persona que tiene desarrollada una actitud positiva logra ser más resiliente y promueve a través de las emociones positivas la capacidad en afrontar, de forma autónoma y efectiva, situaciones que provocan estrés o cualquier daño psicopatológica en personas con una actitud pesimista.

La psicología positiva incluye también virtudes cívicas e institucionales que guían a los individuos a tomar responsabilidades sobre su comunidad y promueve características que mejoran la convivencia en grupo (Seligman & Csikszentmihalyi, 2000).

Tradicionalmente, la psicología ha dedicado mucho esfuerzo a estudiar las conductas negativas y patológicos del ser humano (ansiedad, estrés, depresión, etc.), mientras el objetivo de la Psicología Positiva no es aliviar el malestar de quienes sufren psíquicamente, sino enfocarse en el estudio de los aspectos positivos de las personas, como la creatividad, la inteligencia emocional, la sabiduría, la felicidad, etc. para ayudar a todas ellas que se sienten bien… a que se sientan aún mejor.

M. Seligman, el padre de la Psicología Positiva, creía que la terapia debía ocuparse tanto de las capacidades como de las carencias, e interesarse tanto por construir lo mejor de la vida como por reparar lo peor. Opinaba que su objetivo no era aliviar o eliminar lo que nos hace infelices, sino fomentar lo que puede hacernos felices.

“La felicidad es el bienestar del que tomamos consciencia” Christophe André

¿Por qué se realizaron estudios científicos acerca de cómo llegar a ser feliz?

Como llegar a ser felizUna persona que encuentra un medio de realización personal cree poder generalizarlo a todo el mundo. Pero no es así, tenemos que tener en cuenta la diversidad de los seres humanos, cada persona es diferente y no existe una sola forma de ser feliz, válida para todos.

Por eso, la psicología positiva trata de identificar reglas generales, es decir, reglas que se apliquen al mayor número de casos. Con dicho fin, interroga a miles de personas y analiza lo que proporciona más felicidad a la mayoría de ellas y permite descartar los elementos que no aumentan la felicidad de forma probada.

El ser humano cuenta con dos potentes recursos psicológicos que le permiten soportar las situaciones más dolorosas y seguir adelante: la capacidad de decisión y la capacidad de cambiar nuestra actitud (V Frankl).

El uso de la psicología positiva como intervención psicológica

En el nivel clínico, uno de los objetivos de la psicología positiva es cambiar el marco de intervención hacia el desarrollo de estrategias terapéuticas que favorezcan la experiencia emocional positiva, lo cual, está orientado hacia la prevención y tratamiento de los problemas derivados de emociones y pensamientos negativos como la ansiedad, la depresión, la agresión y el estrés, entre otros. Dichas emociones tienen además la propiedad de estrechar el repertorio conductual del individuo, en cuanto afectan los procesos de pensamiento y acción.

El desarrollo de las emociones positivas refuerza los anclajes emotivo-cognitivos que todos tenemos de forma natural y generando estrategia para la prevención, actuando como barrera contra los trastornos psicológicos y contribuyendo, de manera importante, con la capacidad de recuperación.

Sin embargo, no debemos cometer el error de ver a las emociones positivas como distractores de lo que está sucediendo; tal como demuestran diversas investigaciones, son más bien elementos activos en la manera de afrontar los problemas. Como mencionamos antes, las emociones positivas revierten los efectos fisiológicos de las emociones negativas y amplían los pensamientos y acciones de las personas, lo que las lleva a encontrar más y mejores soluciones y a sentirse mejor después de la crisis.

La psicología positiva según Seligman

El término psicología positiva fue definido por Martin Seligman, como el estudio científico de las experiencias positivas, los rasgos individuales positivos, las instituciones que facilitan su desarrollo y los programas que ayudan a mejorar la calidad de vida de los individuos, mientras previene o reduce la incidencia de la psicopatología.

Seligman, tras dedicar gran parte de su carrera al estudio de la indefensión aprendida y a la psicopatología, era especialista de la depresión, dio un giro radical hacia el estudio científico, de lo que él llamó fortalezas y virtudes humanas, las cuales permiten adoptar una perspectiva más abierta respecto al potencial humano, sus motivaciones y capacidades.

Según Seligman, cuando las personas experimentan sentimientos positivos se modifican sus formas de pensamiento y acción y se incrementan sus patrones de actuación y afrontamiento mediante la optimización de los propios recursos personales en el nivel físico, psicológico y social (Fredrickson, 2001).

Contrariamente, las personas pesimistas tienen más posibilidades de deprimirse cuando se presentan contratiempos, rinden menos en los estudios, en los deportes y en la mayoría de los trabajos, tienen peor estado de salud y mantienen relaciones interpersonales más inestables (Seligman, 2005).

En su libro “La auténtica felicidad”, plantea que la psicología positiva se basa en tres pilares:

  • El estudio de las emociones positivas. Que implica el estudio de:
    • la satisfacción con el pasado o la sensación de complacencia, realización personal, orgullo y serenidad.
    • la felicidad, alegría, tranquilidad, euforia, placer y la experiencia óptima y plena del presente.
    • la esperanza, optimismo, fe y confianza para el futuro.
  • El estudio de los rasgos positivos, implica el estudio de las fortalezas, como la capacidad de amar y trabajar, coraje, compasión, resiliencia, creatividad, curiosidad, integridad, autoconocimiento, moderación, autocontrol y sabiduría.
  • El estudio de las instituciones positivas, implica el estudio de las fortalezas que fomentan mejores comunidades, como la justicia, la responsabilidad, la civilidad, la crianza de los hijos, la nutrición, la ética de trabajo, el liderazgo, el trabajo en equipo, el propósito y la tolerancia.

Resiliencia

Hay personas que después de una tragedia se obsesionan con el desastre y otras personas, parecen capaces de sobrellevar, no solo los altibajos habituales de la vida, sino también las pérdidas y los traumas potencialmente abrumadores. Estas personas, en vez de abatirse o deprimirse, demuestran la capacidad de lidiar con circunstancias dolorosas y seguir adelante. Es interesante investigar las razones de que unas personas queden tan afectadas por la desgracia mientras que otras sean tan capaces de recuperarse.
La resiliencia puede ser una cualidad inherente a la persona o puede desarrollarse a través de un proceso de aprendizaje.
El humor y las emociones positivas son factores claves para la resiliencia. Estudios han demostrado que las personas más capaces de soportar las dificultades y los traumas de la vida son capaces de ver un sentido en las penas, que ven los problemas como experiencias útiles de las que aprender y son capaces incluso de tener sentido del humor en circunstancias difíciles. Las personas resilientes nunca pierden la capacidad de ver que las cosas pueden ir mejor en el futuro, aunque el presente sea doloroso y aunque el dolor puede persistir. Para una persona resiliente los acontecimientos dolorosos suponen un reto que deciden asumir. El reto consiste en superar lo ocurrido, encontrar fuerza en la experiencia para seguir adelante.

El “Flow” o fluir parar una vida plena

Psicología del fluirOtro de los conceptos fundamentales de la Psicología Positiva es la teoría del “Flow” o “Fluir” (M. Csikszentmihalyi).
Las personas que tienen la capacidad de “fluir” o entregarse por completa cuando realizan una actividad, sienten serenidad y claridad interior y no son conscientes del tiempo, disfrutan plenamente de la actividad y se sienten, sin más, feliz y ajeno a otras preocupaciones diarias.
Normalmente se produce cuando se alcanza el equilibrio entre la dificultad que representa la tarea y las habilidades con las que cuenta el individuo para resolverla, sino se tiene las habilidades necesarios genera ansiedad y si la actividad es fácil, genera aburrimiento o apatía.

Algunos libros de Psicología Positiva

Para aprender más sobre Psicología Positiva hemos elegido seis libros sobre esta interesante temática:
“Fluir (Flow)”: una psicología de la felicidad, de Mihaly Csikszentmihalyi.
“La auténtica felicidad”, de Martin E. P. Seligman.
“La ciencia de la felicidad”, de Sonja Lyubomirsky.
“La vida que florece”, de Martin E. P. Seligman.
“Psicología positiva: la conciencia de la felicidad”, de Alan Carr.
“Mindfulness en la vida cotidiana”, de J. Kabat-Zinn presenta la “meditación de atención plena” para afrontar estrés, el dolor, la ansiedad y la enfermedad”

“El sabio es aquel que no se aflige por lo que no posee, sino que se alegra por lo que posee!

Conclusión

Si queremos vivir más y en mejores condiciones, tan importante como realizar ejercicio físico y llevar una dieta balanceada, es cultivar una actitud ante la vida donde las emociones positivas tengan un gran espacio y considerar que tampoco se trata de sacar las emociones negativas de nuestras vidas ya que, además de imposible, nos quedaríamos sin el motor fundamental que nos lleva al cambio necesario para ser mejores y más felices.

Nuestra experiencia profesional nos ha demostrado que las personas y empresas que invierten en la salud mental preventiva fomentan su capacidad en vivir una vida más plena y satisfactoria, mejoran su bienestar personal/social y su salud psíquica se incrementará notablemente. Ayudamos a todos estas personas que se sienten bien… a que se sientan aún mejor.
Para más información Llámanos.

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search