Después de definir los problemas más frecuentes que se pueden dar en una pareja, voy a decir las diez señales que, según nos ha demostrado la experiencia profesional, indican que algo va mal. Si percibimos alguna de estas señales es el momento de plantearnos que podemos tener un problema y es mejor atajarlo cuanto antes. Estas señales no implican necesariamente que la situación sea insalvable o que no podamos poner algo de nuestra parte para superarlo.
Las principales señales son:

1.- Ya no tienes sexo con tu pareja
2.- La intimidad ha desaparecido: si hace meses que no somos ni siquiera capaces de dar un beso de buenas noches a nuestra pareja, quizá sea hora de replantearnos nuestra relación.
3.- Te cuesta contar las cosas. También puede ocurrir que, por mucho que desees que tu pareja te escuche, esta se muestre indiferente, no le interese lo que cuentas o directamente no entienda lo que quieres contarle: mala señal.
4.- Siempre llamas tú. Una comunicación bidireccional y más o menos simétrica es vital en una pareja. En el momento en que uno deja de llamar, ponerse en contacto, escribir o sacar tiempo para encontrarse con su pareja y es el otro el que realiza todo el esfuerzo por fijar una cita, es probable que aquel que obvie la posibilidad del contacto haya perdido gran parte del interés por su pareja.
5.- Ves más a tus amigos que a tu pareja
6.- La diversión ha desaparecido. Toda relación sentimental sana genera felicidad, satisfacción e implica un cierto grado de diversión, aunque los miembros de la pareja sean personas serias.
Forma parte de la intimidad de la pareja pasárselo bien juntos sin necesitar nada más, al igual que intentar sorprender de maneras muy distintas a tu pareja.
Cuando la relación se prolonga en el tiempo, es normal que se normalice y los intentos de sorprender a la misma se reduzcan, pero si nunca nos lo pasamos bien, ya no realizamos actividades de ocio y no vemos la necesidad de innovar en nuestra vida en pareja, probablemente se deba a que ya no somos capaces de divertirnos con la misma intensidad que al principio de la relación.
7.- Las peleas son continuas y no ofrecen soluciones
8.- No se hacen planes de futuro. Si no podéis visualizar un futuro común, seguramente se deba a que no tenéis uno.
9.- Tu familia y amigos se dan cuenta de que algo va mal. Cuando un comentario recurrente entre nuestro círculo de amigos es que nos ven mal, que no entienden el comportamiento de nuestra pareja hacia nosotros o piensan que somos infelices, es probable que tarde o temprano, quizá demasiado tarde, nosotros caigamos en la cuenta de que efectivamente así es. Otra cosa muy diferente son los comentarios maledicentes y perversos motivados por la envidia o la incomprensión.
10.- Tu pareja siempre tiene trabajo. Cuando una relación amorosa empieza a mostrar síntomas de agotamiento, es probable que tu pareja pase más tiempo en el trabajo, se apunte a más eventos relacionados con el mismo, cene o salga de fiesta con sus compañeros…
Es una forma de señalar que te está intentando evitar, y que de hecho prefiere compartir su tiempo con aquellos a los que ve durante ocho horas al día, que contigo. Si la excusa para no verte es siempre que tiene mucho trabajo, es probable que en más de una ocasión te haya mentido.

Sería conveniente para cualquier pareja hacer una pequeña lista con los temas conflictivos que puedan ser significativos, e intentar buscar la resolución de los mismos.