Trastorno bipolar, qué es y cuáles son sus síntomas

¿Qué es el trastorno bipolar?

La bipolaridad es un trastorno de la salud mental en la cual el sujeto tiene alteraciones emocionales inusuales en su estado de ánimo, caracterizado por fluctuaciones entre la depresión y la euforia. Estos episodios, que pasan de sentirse deprimido a sentirse optimista, eufórico o con mucha energía, pueden ser de duración variable.

El trastorno bipolar ocurre por una alteración de ciertos mecanismos bioquímicos que provocan altibajos en el estado de ánimo de la persona. Por eso es importante contar con el apoyo de un psicólogo y un psiquiatra especialista en el trastorno bipolar, porque la persona necesita un tratamiento y un seguimiento continuado y preciso.

En este articulo citamos los síntomas, causas y el tratamiento del trastorno bipolar de manera simplificada, porque diagnosticar la bipolaridad y su tipología es complicado, en parte debido a la existencia de otros problemas de salud mental con síntomas similares.

Causas y antecedentes personales y familiares

Bipolaridad causasEl trastorno bipolar tiene una etiología genética y biológica.

Factor genético: Tanto los trastornos bipolares como los depresivos mayores se transmiten en líneas familiares, es decir, la bipolaridad puede ser hereditaria y es más frecuente en personas que tienen un familiar de primer grado con esta enfermedad. El potencial genético de la bipolaridad es con diferencia superior al factor genético en la depresión.

El factor de la bioquímica: Una descompensación bioquímica, desequilibra la estabilidad emocional de una persona. Los neurotransmisores actúan como mensajeros entre las neuronas. En caso de tener una disminución en el cerebro de serotonina, dopamina o norepinefrina la persona puede tener un episodio de depresión o, al contrario, en caso que se produzca un aumento de alguno de estos neurotransmisores se puede provocar episodios de manía. También puede haber problemas en el intercambio sodio/potasio en la membrana celular.

Ritmos biológicos.- Se ha observado que existe un cierto componente estacional en este trastorno, los episodios se suelen producir, de manera más frecuente, en primavera y otoño. También podemos destacar que una persona durante la depresión se encuentra peor por la mañana y mejor por la tarde.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo o actuar como desencadenantes del primer episodio son el consumo de alcohol o drogas, y también períodos de mucho estrés. El grupo más sensible para estos factores son, sobre todo, aquellas personas genéticamente predispuestas a sufrir esta enfermedad.

Síntomas de los episodios de bipolaridad

Como dicho antes, el trastorno bipolar se caracteriza por dos fases: la fase maníaca y la fase depresiva.

El episodio maníaco puede fluctuar entre manía y la hipomanía. La manía es más grave que la hipomanía y puede provocar una desconexión de la realidad tan severa que incluso requiera la  hospitalización de la persona.

Durante un episodio maníaco, la persona puede sentirse llena de energía, optimismo, confianza en sí misma y puede presentar otros de los siguientes síntomas que faltan de ser tratados:

  • Aumento actividad, inquietud
  • Irritabilidad o hostilidad, comportamiento agresivo
  • Menos necesidad de sueño (insomnio es un síntoma fijo)
  • Menos o, al contrario, más apetito
  • Empatía aumentada
  • Exaltación emocional

También, durante la etapa maníaca se puede observar otros síntomas como:

  • Hiperactividad improductiva
  • Distracción o problemas de concentración
  • Euforia y agitación, la persona se siente “encima del mundo”
  • Hablar sin parar, a veces muy rápido. Se deteriora el curso del pensamiento, pero se conserva el hilo conductor y pensamientos rápidos.
  • Sensación de superioridad y grandeza
  • Desinhibición conductual
  • Deseo sexual aumentado y a veces prácticas riesgosas
  • Confusión
  • Creencias pocas realistas en tener ciertas habilidades y poderes
  • Gastos excesivos incontrolables y compras compulsivas, tomar malas decisiones por falta de juicio realista, o hacer inversiones absurdas
  • y en algunos casos un incremento del consumo de alcohol o abuso de drogas.

Mientras, el episodio depresivo consiste en síntomas que son lo suficientemente graves para causar dificultades evidentes en las actividades diarias, como el trabajo, la escuela, las actividades sociales o las relaciones.

Cuando la persona bipolar entra en una etapa de melancolía o pasa por una fase depresiva presenta síntomas de forma relativamente aguda, tales como:

  • Tristeza
  • Alteraciones en el sueño.
  • Distanciamiento sociofamiliar.
  • Apatía, pérdida del interés por las cosas que anteriormente le interesaban.
  • Agresividad física o verbal
  • Cansancio (todo cuesta esfuerzo) rendimiento disminuido, comportamiento más lento.
  • Agitación.
  • Variaciones en el apetito (disminución o aumento).
  • Llanto sin razón concreta.
  • Falta de libido sexual.
  • Problemas de organización y concentración.
  • Sentimiento de inutilidad
  • Aparición de ideas pesimistas repetitivas, como la culpa, hipocondría, ruina,…
  • No es infrecuente que ante la desesperanza que rodea esta situación, el paciente tenga pensamientos relacionados con la muerte e incluso intente suicidarse.

En general puede haber todo tipo de mezcla de síntomas depresivos y maníacos, lo que hace que su enfermedad resulte difícil de comprender y diagnosticar tanto para el sujeto como para los demás.

Es posible que la persona no sea consciente de la naturaleza patológica de estos altibajos emocionales y no reconozca estos episodios, de modo que no busque ayuda médica y no llegue a entender la necesidad de un tratamiento.

Como es importante tratarse a tiempo para evitar mayores sufrimientos, y puede que la persona no sea consciente o no acepte lo que le ocurre, quizás sea necesario que alguien cercano hable con esta persona y le diga que tiene un problema psicológico. Y comentarle que necesita un tratamiento farmacológico para que los síntomas disminuyan o desaparezcan. Este tratamiento no solo consiga un estado de bienestar aceptable para la persona con bipolaridad, sino que aumente la calidad de vida de las personas que lo rodean.

También, el especialista tiene que valorar si es posible que el paciente tenga otra afección que pueda empeorar los síntomas del trastorno bipolar y que hagan que el tratamiento tenga menos éxito. Por ejemplo:

Tipos de trastornos bipolares

En función de la intensidad de los síntomas de la depresión y manía, existen dos tipos de trastorno bipolar:

  • Se usa el término Trastorno bipolar I, cuando la persona sufre al menos un episodio maníaco completo, sin que existan episodios depresivos anteriores. El episodio maníaco puede estar precedido o seguido de un episodio hipomaníaco. En algunos casos, la manía puede inducir una desconexión de la realidad y provocar delirios. En los casos del tipo bipolar I, es necesario descartar un diagnóstico de trastorno esquizoafectivo o esquizofrenia, así como un trastorno delirante o psicótico que puedan explicar el episodio de manía. En este caso estaríamos ante otro tipo de diagnóstico.
  • Trastorno bipolar II : los trastornos maníacos son menos severos. El paciente sufre episodios de hipomanía o fases de euforia moderadas y fases de depresión, pero nunca sufre un episodio maníaco. Para que se dé este cuadro es necesario que el paciente haya sufrido uno o más episodios de depresión mayor acompañados de al menos un episodio hipomaníaco. Es posible que el paciente no se dé cuenta de su estado.

Factores de riesgo

Si no se trata, el trastorno bipolar puede provocar problemas graves que afectan todos los aspectos de la vida, como:

  • Problemas relacionados con el consumo de alcohol y de drogas
  • Suicidio o intentos de suicidio
  • Problemas legales o financieros
  • Relaciones dañadas
  • Desempeño deficiente en el trabajo o en la escuela 

Señales que indican que una persona es bipolar

Trastorno bipolar en adolescentesPara determinar que existe trastorno bipolar, es necesario que los síntomas provoquen un gran malestar o un gran deterioro en las relaciones sociales, laborales o en otras áreas importantes de la vida del paciente. La bipolaridad es una patología cuyo diagnóstico puede ser difícil, sabiendo que existen otros trastornos psicológicos con un sintomatología similar. Es importante de contactar con un especialista de la salud mental para realizar un diagnóstico diferencial con otras patologías de salud mental y así, poder diseñar el tratamiento adecuado.

El diagnóstico siempre se lleva a cabo mediante la historia clínica y los datos que puedan aportar los familiares. En este sentido, el diagnóstico de trastorno bipolar se establece cuando el paciente ha sufrido un episodio maníaco único o un episodio hipomaníaco o un episodio mixto (con síntomas depresivos o maníacos). También se debe considerar la duración, la severidad, la frecuencia y las causas de los síntomas presentados y descartar otros problemas de salud como la esquizofrenia, manías secundarias, trastorno esquizoafectivo o consumo de drogas.

En ocasiones son necesarios exploraciones complementarias para tener un diagnostico exacta como: Estudio neuropsicológico, Tac cerebral, análisis de tiroides, etc.

Cuándo consultar al médico

El trastorno bipolar no mejora solo. Cualquiera que sufra un trastorno bipolar debería de estar en tratamiento psiquiátrico permanente. Recibir tratamiento de parte de un profesional de salud mental, con experiencia en trastornos bipolares, puede ayudarte a controlar los síntomas. Consulta al médico o a un profesional de salud mental si tienes algún síntoma de depresión o de manía. Recibir tratamiento tan pronto aparecen los primeros signos puede ayudar a evitar que el trastorno bipolar empeore. La mayoría de la gente con trastorno bipolar pueden ser ayudados con el tratamiento adecuado y tener una evolución generalmente buena.

Trastorno Bipolar en niños y adolescentes

Aunque el trastorno bipolar puede aparecer a cualquier edad, generalmente se diagnostica en la adolescencia o poco después de los 20 años. Los síntomas de trastorno bipolar pueden ser difíciles de identificar en niños y adolescentes, y a menudo no está diagnosticado o interpretado como una enfermedad. Eso significa que niños y adolescentes bipolares pueden sufrir innecesariamente durante años.

Tratamiento para el trastorno bipolar

Se puede lograr, en la mayoría de los casos, una estabilización sobre todo por terapia farmacológica y en ocasiones psicoterapia para ayudar a comprender el problema y la necesidad de tratarse continuamente.

Es el psiquiatra quien determina la medicación que permite estabilizar el estado de ánimo y quien planteará la necesidad de realizar otros tratamientos complementarios como la psicoterapia.

Los tipos y las dosis de medicamentos se recetan según los síntomas en particular. Por ello, es importante visitar a un psiquiatra con regularidad, para hacer un seguimiento, y en caso de que sea necesario, el especialista puede hacer ajustes periódicos del medicamento para controlar los síntomas y evitar efectos secundarios.

Sí necesitas nuestros servicios de salud mental, sea Psicología Clínica, Psiquiatría, orientación o consejo psicológicos, en el Centro Manuel Escudero encontraras un equipo de especialistas, que trabajan en conjunto de forma multidisciplinar desde hace más de treinta años, para ofrecerte la psicoterapia y los tratamientos más avanzados.

Muchas personas acuden en persona a nuestro Centro de Salud mental en Madrid, para recibir tratamiento psicológico o psiquiátrico. Otras personas que no pueden acudir a nuestras instalaciones, optan por hacer terapia vía “online”. Así tratamos a pacientes en México, Argentina, Estados Unidos, Colombia, Perú, Chile y a personas que no viven en España o viven fuera de la zona de Madrid.

¡LLAMANOS! o ponte en contacto con nosotros para pedir cita con nuestros especialistas en el trastorno bipolar.

Psicólogos online – Consulta y terapia online

Ofrecemos servicio de Terapia Online. Las consultas Psicológicas Online ayudan a muchos pacientes hacer un tratamiento sin tener que acudir en persona a nuestra consulta en Madrid. Es un servicio que ayuda a aquellas personas que tienen dificultades para encontrar un especialista de la salud mental con experiencia cerca de donde viven.

Gracias a nuestro servicio de terapia online, puedes conectarte a internet y hablar con un profesional de la salud mental desde tu casa u oficina en tu mismo idioma.

Consulta de psicología y psiquiatría en Madrid

Sí necesitas nuestros servicios de salud mental, sea Psicología Clínica, Psiquiatría, orientación o consejo psicológicos, en el Centro Manuel Escudero encontraras un equipo de especialistas, que trabajan en conjunto de forma multidisciplinar desde hace más de treinta años, para ofrecerte la psicoterapia y los tratamientos más avanzados.

Consúltanos tus dudas, pide información o concierta una cita.

Podemos ayudarte

Otros artículos recomendados

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search