Psicólogos especialistas tratamiento para superar el duelo

Tratamos los problemas de duelo en el Centro de Psicología y Psiquiatría Manuel Escudero Madrid

¿Cómo tratamos los problemas de duelo?

Cuando el dolor por una pérdida dura demasiado tiempo y cuando los mecanismos de defensas naturales para superar la perdida parecen fallar, podemos encontrarnos ante un duelo patológico. Este estado emocional, puede influir de forma muy intensa en nuestra salud mental y física.

Nuestros psicólogos especialistas en duelo ayudan a que la persona pase por todas las fases del duelo de forma sana, impidiendo que se estanque de forma patológica en cualquiera de ellas. Asimismo se previene que la persona pueda entrar en un estado depresivo.

La terapia para el duelo permite una recuperación plena de la persona, permitiéndola que pase por todas sus fases sin bloquearse, neutralizando los anclajes y los mecanismos de defensa. En los tratamientos del duelo, se trabajan las emociones para que fluyan de forma natural, se eliminan interpretaciones negativas, se generan pensamientos sanos que propician sentimientos positivos y se evitan anclajes en el pasado.

Se trabajan las emociones vinculadas a la perdida para conseguir una adecuada resolución de la misma. El proceso de la terapia, permite integrar emocionalmente las perdidas y vivirlas como parte natural de la vida, reconociendo el dolor que nos ha provocado pero siendo capaz de seguir adelante, generando nuevas y sanas expectativas emocionales.

¿Qué es el duelo?

El duelo es quizás una de las respuestas psicológicas más conocidas por la población, todo el mundo sabe que existe, casi todo el mundo lo ha sufrido alguna vez, todo el mundo conoce a alguien que lo ha pasado o lo está pasando y a un nivel intuitivo, casi todo el mundo sabe si la persona que sufre el duelo lo está pasando de forma sana o no.

Pero exactamente ¿qué es el duelo? ¿cuándo se manifiesta? ¿qué fases tiene el duelo? y ¿cómo saber si es una respuesta normal o es patológica?

El duelo es una respuesta emocional normal ante una pérdida. Se denomina duelo a proceso de adaptación a la nueva realidad que tenemos cuando tenemos una perdida emocional en nuestras vidas.
Esta perdida, para dar lugar al proceso del duelo, tiene que tener unas características:

La primera es que con la persona, animal u objeto que se ha perdido, tiene que haber un vínculo emocional. El proceso de duelo, será más o menos intenso en función de la fortaleza de ese vínculo.

Una cosa importante es que un proceso de duelo no solo se da cuando perdemos una persona querida, podemos pasar por un proceso de duelo por la falta de cualquier cosa con la que tuvimos un fuerte vínculo emocional. También puede ser un animal, hemos visto procesos de duelo de fuerte intensidad en personas que tenían un fuerte vínculo afectivo con una mascota. Pero también puede ser un objeto, como una casa, tierras, etc. En estos casos el proceso de duelo no suele ser tan intenso como cuando se pierde un ser querido pero es interesante recalcar que también sucede y se pasa por las mismas fases para superarlo.

La segunda es que la pérdida es para siempre y se percibe como irremplazable, lo que conlleva que hay que seguir haciendo la vida normal pero con unas condiciones nuevas a las que hay que adaptarse. Esta adaptación no solo es en las costumbres de la vida cotidiana, sino que es a nivel emocional. La pérdida supone que las emociones que sentíamos hacia la persona que ya no está tienen que recolocarse y recanalizarse, ya que no pueden desaparecer de repente, ni pueden ni deben desplazarse hacia otra persona, animal o cosa. Esta recanalización, reubicación y reabsorción de las emociones tiene que darse de una manera sana, fluida y en un plazo de tiempo considerado por los profesionales como adaptativo y sin que surjan mecanismos de defensa neuróticos que dificulten o bloqueen el proceso del duelo.

Además hay una adaptación a nivel cognitivo, esta adaptación supone que hay que reorganizar los pensamientos surgidos por la perdida. Como por ejemplo, ¿Que voy a hacer ahora? La vida no tiene sentido, ¿Por qué a mí? Estos pensamientos nos influyen nuestro estado emocional.
Las fases del duelo no patológico:

La tercera de las características del proceso de duelo es que tiene unas fases por las que siempre hay que pasar, y estas fases son:

1. Negación. La persona no se puede creer y no acepta la pérdida.

2. Depresión/tristeza. Cuando se acepta la perdida la persona se siente triste, abatida, sin ganas de nada.

3. Ira. Después de la tristeza aparece un estado de cabreo con el mundo, de enfado, de desesperación que se puede manifestar con conductas o actitud agresiva u hostil con el entorno.

4. Negociación con la realidad. Poco a poco la persona va viendo que las cosas son como son y no pueden cambiar y va adaptándose a pequeñas cosas de la vida cotidiana.

5. Aceptación. Al final las emociones se reequilibran y se canalizan poco a poco de forma correcta al entorno y a las personas que nos rodean, los pensamientos se adaptan a la realidad y vuelven a ser funcionales y las conductas se adaptan a nuestra realidad cotidiana. Los recuerdos de la persona perdida se colocan en su sitio y las emociones dolorosas del proceso de adaptación dan lugar a unos sentimientos no dolorosos sino incluso agradables al recordar con cariño a la persona perdida. Así termina el proceso del duelo.

Estas fases y su duración varían de persona a persona, pero pasar por todas ellas es el proceso de ajuste normal, por lo que lo único que tenemos que hacer, es apoyar emocionalmente a la persona que está pasando el proceso del duelo y esperar a que el proceso termine por sí mismo.

Duelo patológico: síntomas

Como parte de la reacción de pérdida, algunas personas pueden desarrollar sentimientos de tristeza, y síntomas asociados como insomnio, anorexia y pérdida de peso, incluso pueden presentar cuadros depresivos con todo su sintomatología.

Normalmente la persona que padece el duelo (recordemos que es un proceso difícil que conlleva sufrimiento hasta que se pasan las fases del mismo) suele valorar el estado de ánimo depresivo como normal y lo justifica. En cierto modo tienen razón, aunque hay que estar vigilantes a que esa tristeza no pase a ser una depresión real.

La duración y expresión del duelo normal varía mucho de una persona a otra, puede durar de dos meses a dos años, sin embargo hay que estar atento por si aparecen ciertos síntomas que pueden indicarnos que no estamos ante una reacción de duelo normal.

Algunos de los síntomas del duelo patológico son, por ejemplo:

  • La culpa por las cosas más que por las acciones recibidas o no por el superviviente en el momento de morir la persona querida.
  • Pensamientos de muerte, más que voluntad de vivir, con el sentimiento que el superviviente debería haber muerto con la persona querida
  • Preocupación mórbida con sentimiento de inutilidad
  • Enlentecimiento psicomotor acusado.
  • Deterioro funcional acusado y prolongado
  • Experiencias alucinatorias distintas a las de escuchar la voz o ver la imagen fugaz de la persona fallecida.
  • Aparición de mecanismos de defensa, como la negación de la muerte del ser querido o el desplazamiento de los afectos a otras cosas e incluso animales.

Psicoterapia para el duelo

En caso que te encuentres en un proceso de duelo por la pérdida de un ser querido, no descuides tu salud emocional, contacta un psicólogo especialista en duelo para que te ayude a que el proceso se desarrolle de forma sana.

Para cualquier ayuda o información sobre el duelo ponte en contacto con nosotros. En nuestro centro recibirás atención personalizada y un tratamiento a tu medida para superar el duelo patológico.

¿Qué es el duelo?

¿Cómo reconocer las síntomas del duelo patológico?

¿Cuáles son las fases del duelo no patológico?

Contacta con nosotros

Campos obligatorios*