¿Qué es el síndrome de Burnout o síndrome del quemado?

El “Síndrome de Burnout” es un estado mental persistente de agotamiento que se relaciona con el trabajo y todo el entorno laboral. Sucede cuando tenemos la sensación de sobrecarga, desmotivación, incompetencia o un comportamiento disfuncional en el trabajo. Este trastorno energético, causado por la carga de trabajo, indica que la persona corre riesgo de agotamiento emocional, competencia reducida, problemas de estrés y de tener sensaciones negativas respecto a su trabajo.

Síntomas del síndrome de “Burnout”

Vamos a enumerar algunos de los síntomas que podemos padecer al sufrir síndrome de burnout.

  • Nivel psicosocial
    Baja satisfacción laboral y autoestima, que se propaga al resto de facetas de nuestra vida.
    La persona que padece un burnout tiende a estar frustrado y por tanto más irascible. Eso puede llegar a un aumento de accidente y conflictos en el entorno laboral. Sus relaciones interpersonales se ven deterioradas, reduciéndose el trato solo a lo obligatorio y rutinario.
    El burnout promueve la inseguridad y el nerviosismo en nuestras actividades y facilita la aparición de trastornos relacionados como la depresión y la ansiedad. El agotamiento emocional puede dar lugar al posible aumento de conductas de alto riesgo y perjudiciales para la salud. (drogas, alcoholismo, ludopatía, impulsividad, ira, etc.)
  • Nivel físico
    El cansancio, agotamiento y la baja energía es una de las características principales y probablemente, la más visible de alguien que adolece de este trastorno.
    Son frecuentes los dolores de cabeza, dolores musculares y taquicardias. El alto estrés facilita diversos problemas digestivos y en general produce una mayor debilidad de nuestros sistema inmunológico.
    Insomnio. Las preocupaciones hacen que nos cueste conciliar y tener sueño de calidad, lo que redunda en mayor cansancio creando un círculo vicioso.
    En conjunto, nos encontramos con un trabajador en general menos productivo y con mayor ratio de absentismo laboral.

Características del agotamiento laboral

tipos y tratamiento de burnoutEn muchas ocasiones el sujeto no es consciente por sí mismo de este problema y por tanto no intenta ponerle remedio hasta que los síntomas son demasiado desadaptativos, por lo que una detección temprana facilitará una satisfactoria solución.
Un síntoma predominante es la desmotivación en el trabajo, el empleado que sufre de burnout se encuentra bajo de energía y afronta las tareas con desgana y sin iniciativas.

Prevención del burnout

Aquí señalaremos brevemente, que las empresas cada vez son más conscientes de esta problemática, y tratan de poner medios de prevención, ya que el burnout y sus consecuencias suponen un perjuicio directo en sus cuentas de resultados. En los últimos años se van haciendo cada vez más comunes los programas de bienestar, facilitando por ejemplo la conciliación, y otra serie de medidas para no solo reducir el burnout, si no conseguir trabajadores más felices con la premisa de que serán más productivos.

Aparte de la empresa, el trabajador también puede poner mucho de su parte para remediar la aparición de este problema:

  • Hábitos saludables. Cuidar la salud con una buena alimentación y actividad física. Aprovechar y disfrutar tiempo de ocio fuera del trabajo.
  • Adecuada planificación. El estructurar bien el tiempo facilitará alcanzar los objetivos (que deben ser realistas) con menos agobio. Todos hemos tenido alguna mala experiencia al dejar una tarea para última hora y el estrés que genera.
  • Cuidar las relaciones interpersonales. Dentro del trabajo, con los compañeros y superiores, pero también con la familia y los amigos, serán un importante soporte en caso de tener dificultades.
  • Asertividad. Ayuda a poner límites y prevenir llegar a situaciones incómodas.

Tratamiento del burnout

En primer lugar, debemos intentar localizar las fuentes del estrés, ya que en ocasiones nos encontramos mal en el trabajo pero sin tener claras las causas.

Por tanto, es conveniente realizar un ejercicio de introspección, para detectar aquellos elementos que nos provocan el malestar. Parece lógico que si no somos capaces de localizarlos por nosotros mismos y/o no sabemos cómo afrontarlos, nos pongamos en manos de un especialista.

El tratamiento irá enfocado a dotar al sujeto de técnicas de afrontamiento del estrés, que le permitan solventar las situaciones generadoras de conflictos. Se trabajará igualmente en sus pensamientos a través de la reestructuración cognitiva, para que la interpretación y asimilación de los sucesos sea más adaptativa en su psique.

Se detectará y trabajará sobre actuales o potenciales problemas emocionales que puedan estar concurriendo. Una persona con burnout suele conllevar un malestar intenso, baja autoestima y baja autoeficacia.
En los casos con una sintomatología más severa puede recomendarse (siempre por parte de un especialista) el solicitar la baja laboral para distanciarse del puesto de trabajo de manera temporal y abordar el problema lejos del entorno dañino para el sujeto “quemado”.

Tipos de síndrome de burnout

Diferentes autores señalan diferentes tipologías, pero una de las más populares es la señalada por Gillespie (1980) que divide el burnout entre activo y pasivo.

  • Burnout activo: El sujeto mantiene una actitud asertiva y de búsqueda de soluciones ante la situación que se produce en su organización. La interpretación que hace es de un problema que le viene de fuera, por parte de la empresa, sus componentes o el entorno. En esta situación el trabajador percibe tener herramientas para combatir la situación.
  • Burnout pasivo: Es el más dañino para el sujeto, el cual se siente afligido y tiene una actitud pesimista o derrotista, donde predomina la evitación de las fuentes de estrés.

A menudo la secuencia comienza en el burnout activo y cuando la fuente de estrés es mantenida en el tiempo o se incrementa su intensidad, comienza a derivar hacia el burnout pasivo perjudicando al sujeto como hemos reflejado a lo largo del presente artículo.

Tratar y prevenir el agotamiento laboral en el Centro Manuel Escudero

Cuando uno ya no puede lidiar con el estrés laboral y el agotamiento, surgen problemas de salud física y psicológica, y puede acabar desarrollando problemas de depresión y ansiedad. Las quejas de estrés causan más de un tercio de las bajas por enfermedad.

El Centro Manuel Escudero ofrece apoyo terapéutica a estas personas que se encuentran con agotamiento emocional, estrés o depresión causados por situaciones laborales.

A través de la terapia se aprende generar un enfoque de afrontamiento adaptado al entorno laboral, incrementando la tolerancia a la frustración y la capacidad de adaptación a los cambios vitales, proporcionando las habilidades para generar un proyecto realista de vida que aumenta el bienestar.

Solicite una consulta en el Centro Manuel Escudero
En nuestro centro recibirás atención personalizada y tratamientos a tu medida para superar problemas de salud mental.

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search